LIVE STREAMING
Dr. Daniel Schidlow and Jordan Juarez
Los doctores Daniel Schidlow y Jordan Juárez fueron los ganadores de los premios AL DÍA 2023 a la Trayectoria y al Líder Emergente en su ceremonia Top Doctors. Foto: Peter Fitzpatrick/AL DÍA News.

Médicos transformando nuestra realidad: El emérito y el líder emergente

El doctor Daniel Schidlow y Jordan Juárez se encuentran en los extremos opuestos de sus carreras en el sector de salud, pero trabajan por la misma misión.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

50 años de defensa

Noviembre 08, 2023

Ayudando a las comunidades

Septiembre 29, 2023

Buscando hogares para todos

Septiembre 28, 2023

Reunión de líderes hispanos

Septiembre 28, 2023

L'ATTITUDE está en marcha

Septiembre 27, 2023

Líderes de la economía en EU

Septiembre 27, 2023

Elevando negocios diversos

Septiembre 26, 2023

Anuncio de la SBA

Septiembre 20, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El doctor Daniel Schidlow ha sido parte de la ceremonia Top Doctors de AL DÍA desde su inicio, hace más de 5 años. En la ceremonia de 2023, que tendrá lugar este 12 de junio, será parte de ella de una manera como nunca antes lo ha sido.

En los años transcurridos desde que Schidlow ayudó a conceptualizar el reconocimiento de la región de Filadelfia para los médicos latinos de todas las especialidades, ha sido parte de muchos consejos asesores, ha nominado a más de unos cuantos de sus colegas médicos y los ha honrado personalmente en ceremonias anteriores como presentador u orador especial.

Pero en 2023, sin formar parte de ningún consejo asesor, Schidlow será reconocido con el premio al logro de toda una vida de AL DÍA Top Doctors por una carrera como médico que se ha extendido más de 50 años.

"Es toda una vida", reflexionaba Schidlow en una entrevista reciente con AL DÍA, y por la cual ya ha sido honrado antes. Incluso, tiene un premio en la facultad que lleva su nombre en la Facultad de Medicina de Drexel, que dirigió entre 2011 y 2019, por su liderazgo transformacional.

Schidlow está agradecido por todos ellos, pero hay algo extra especial en el premio AL DÍA y no es porque él haya ayudado a crearlo. "El reconocimiento de mis compañeros latinos significa más para mí que quizá el reconocimiento de cualquier otra persona", afirma.

Al hacerlo, también pone su nombre legítimamente en la narrativa general latina de Filadelfia, lo que para él es "verdaderamente conmovedor y significativo".

El decano que se quedó

También es una narrativa que Schidlow continúa compartiendo en la propia Drexel y a través de los aspirantes a médicos latinos, a los que asesora. "Me siento muy unido a la Facultad de Medicina y a mi compromiso con ella", afirma.

Actualmente es Decano Emérito, pero antes de dejar su puesto de liderazgo en 2019, Schidlow expresó su deseo de regresar a la facultad y ayudar de cualquier manera que pudiera. La escuela aceptó y, además de ser un mentor para muchos estudiantes y profesores por igual, Schidlow también ayuda enseñando algunos cursos, tanto en el campus principal de la universidad en Filadelfia, como en su nuevo campus sucursal regional en Reading, Pensilvania.

 "Me siento muy ocupado todo el tiempo", afirma Schidlow, quien también contribuyó decisivamente a la creación de este último campus durante su mandato como decano, y añadió otros 40 estudiantes a la inscripción total de la universidad.

Si bien no fue la razón por la que Drexel amplió su facultad de medicina a Reading, la ciudad también alberga una población cercana al 70 % de latinos y en aumento.

El "activo" latino

El auge de la población latina en todo el país es algo que Schidlow ha visto a través de su prisma tanto de médico como de líder académico.

Cuando llegó de Chile para realizar una residencia en el Bronx-Lebanon Hospital de Nueva York, recuerda que todos sus compañeros médicos latinos también tenían una historia de inmigración similar a la suya. En 2023, sigue habiendo un gran número de inmigrantes latinoamericanos que llegan como médicos o para formarse en la carrera de medicina, pero cada vez son más los nacidos y educados en Estados Unidos.

Además de los estudiantes, Schidlow dijo que también ha visto crecer a lo largo de su carrera el número de latinos que ascienden a puestos de liderazgo en este campo. "No creo que tengamos suficientes todavía", dijo Schidlow sobre el número de médicos latinos en Estados Unidos, pero su prioridad es alta junto con los médicos de otras comunidades subrepresentadas.

"Ser médico latino, sobre todo si habla español, es una gran ventaja", añadió. Su propia herencia hispana es algo que Schidlow calificó anteriormente en una entrevista con AL DÍA como su "mejor y más importante activo."

El líder emergente

Alguien que forma parte de esa próxima generación de médicos latinos con potencial de cambiar todo el sistema de salud en el país es Jordan Juárez, el Líder Emergente en los premios Top Doctors 2023 de AL DÍA.

Juárez forma parte de lo que Schidlow identificó como el creciente número de latinos nacidos y educados en Estados Unidos que siguen carreras en medicina. Nativo de Chula Vista, California y nacido en una gran familia mexicano-americana con siete hermanos.

Su padre nació en Acapulco, Guerrero, México, mientras que su madre es de Los Ángeles. Es la historia de su abuela materna la que empujaría a Juárez a seguir la carrera de medicina. Originaria de Escuinapa de Hidalgo, Sinaloa, su abuela emigró a Los Ángeles en los años sesenta, donde trabajaría en varias fábricas como costurera.

Los salarios bajos y su falta de conocimiento del inglés hicieron que su acceso a servicios como la sanidad fuera muy limitado. Cualquier información en materia de salud provenía de su comunidad. A largo plazo, esa dinámica llevó a la abuela de Juárez a desarrollar diabetes de tipo II. Según él, ahora es una dolencia controlable, pero todo este tortuoso camino de su abuela lo hizo reflexionar.

"Fue una inspiración para mí, pensar entonces que hay ciertas personas que están desatendidas, que no tienen los mismos recursos que otros miembros de la sociedad pueden tener, y eso les pone en mayor riesgo de desarrollar estas condiciones", dijo Juárez a AL DÍA en una entrevista reciente.

En el sistema sanitario de 2023, las barreras lingüísticas como las que tuvo que afrontar la abuela de Juárez se engloban bajo el epígrafe de determinantes sociales de la salud, y se ha convertido en su misión de cerrar esas brechas que crean en su propia pujante carrera médica.

Las estadísticas también influyen en su motivación. En la actualidad, únicamente el 7 % de todos los médicos activos de Estados Unidos son latinos, una cifra que Juárez quiere cambiar. 

Su primer paso hacia lo que ahora ve como una carrera en medicina en una trayectoria académica, lo comenzó como estudiante de segundo año de pre- medicina en la Universidad del Sur de California (USC). Fue entonces cuando se encontró por primera vez con la Asociación de Estudiantes de Medicina Latinos (LMSA por sus siglas en inglés) a través de un volante para uno de sus eventos.

"Fue durante este evento con LMSA que realmente cambió mi vida, y realmente me abrió los ojos a todo lo que hay en la medicina y la salud que podemos hacer para apoyar a nuestras comunidades", dijo Juárez.

También fue la primera vez que conoció a otros estudiantes de medicina latinos que hablaban sobre los problemas y las disparidades que él sabía que eran ciertos en lo que respecta a la interacción de la comunidad latina con el sistema de salud estadounidense. "Pensaba que era el único", dice Juárez.

En resumen, tuvo que involucrarse, y lo hizo como estudiante fundando USC Latino Students in Medicine, una organización para estudiantes latinos de pregrado con la esperanza de ingresar en la facultad de medicina.

Cuando Juárez ingresó en la Facultad de Medicina Lewis Katz de Temple, se relacionó de inmediato con el departamento LMSA de la institución. Se convirtió en su copresidente, y ascendió dentro de la organización nacional LMSA durante sus años en la escuela de medicina.

Juárez pasó de ser presidente de recaudación de fondos de la división noreste a ser nombrado director financiero de la organización nacional LMSA.

En su búsqueda de una carrera en medicina desde el punto de vista académico, Juárez también completó recientemente el programa anual de becas de investigación médica del Instituto Nacional de Salud. La experiencia le permitió a Juárez observar la salud de la población desde una perspectiva nacional y, en particular, analizar distintas intervenciones en salud que fueron beneficiosas para diferentes comunidades minoritarias de todo el país.

"Era la primera vez que la investigación se centraba en esto", afirma. "Había participado en otros proyectos en los que analizamos las disparidades sanitarias, pero éste era nuestro objetivo principal", expresó.

A lo largo de todo -su experiencia tanto  en el programa de  Institutos Nacionales de Salud (NIH por sus siglas en inglés) como en la LMSA- Juárez siempre es el primero en dar crédito a los mentores que le han guiado a lo largo del camino.

"Todo esto ha sido un esfuerzo de equipo", dijo. "He tenido la suerte de contar con excelentes mentores, tanto a nivel de estudiantes como de profesores y todos hemos sido capaces de unirnos y tratar de abordar estos retos actuales", manifestó.

Ése es también el consejo de Juárez a cualquiera que quiera seguir su camino: consiga mentores.

Recordando las propias raíces

Para Schidlow, que actualmente se dedica a dar consejos como decano emérito, hay tres consejos importantes para todos, y un cuarto para los estudiantes latinos que se cruzan en su camino.

Primero y segundo, aceptar el duro trabajo que conlleva estudiar medicina y aprender a pedir ayuda.

"El mejor médico no es el que lo sabe todo porque nadie lo sabe todo", dijo Schidlow sobre el último punto.

En tercer lugar, hay que ser positivo en cualquier situación, y para los médicos latinos en particular, el mensaje es sencillo: "No olvides de dónde vienes. La mayoría de nosotros nos apoyamos en los hombros de los que nos precedieron, que no lo tuvieron tan fácil", señaló.

La historia de los padres de Schidlow es la de una huida de la Alemania nazi "en el último minuto" y la llegada a Chile, "del que no sabían nada".

Allí nació Schidlow, que acabó iniciando su carrera como médico antes de dar el salto a Estados Unidos. 

El salto de Juárez lo dieron su abuela y sus padres, pero su lucha con el idioma en una tierra desconocida y la necesidad de sacar adelante a su familia es una historia real a través de todas las generaciones. 

Del mismo modo que Schidlow escribió el siguiente capítulo de la historia de su familia como médico en Chile y Estados Unidos durante los últimos 50 años, Juárez tiene el bolígrafo en la mano mientras usted lee las palabras de esta página.

00:00 / 00:00
Ads destiny link