LIVE STREAMING
Olivia Richman
Olivia Richman tiene ascendencia cubana y judía.

Nadie sufrirá en silencio

Olivia Richman es creadora de contenidos, conferenciante TEDx y escribió un libro sobre las duras experiencias en la facultad de medicina.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Legado preservado

Noviembre 05, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Desde que los abuelos de Olivia Richman emigraron de Cuba hace décadas, la educación ha sido una prioridad para ellos. Su madre fue la primera de la familia en graduarse en la escuela primaria y cursar estudios superiores para convertirse en médico. 

Richman siguió sus pasos en la facultad de medicina, un sueño que se convirtió en pesadilla cuando la expulsaron del programa por suspender el examen final de prácticas -el último para poder graduarse- justo antes de que llegara el covid.  

Sintiéndose perdida y confusa, Richman empezó a trabajar en un hotel de covid en Nueva York, cuando los hospitales empezaron a llenarse. Por aquel entonces, había 80 pacientes y su madre era la única doctora y ella la única estudiante de medicina. Fue intenso, pero en última instancia una oportunidad que le cambió la vida, ya que estaba trabajando codo con codo con su mayor inspiración en el punto álgido de la pandemia. Richman pudo por fin volver a conectar con la medicina. 

"Fue una experiencia única, especial, única en su género, para estrechar lazos con mi madre", afirma.

Olivia and her mom.
Olivia y su madre. 

Finalmente tuvo otra oportunidad de completar su examen final, que superó con éxito, y ahora es médico de medicina familiar. 

A lo largo de los años y de sus experiencias, Richman comprendió que hay muchas formas de ayudar a los demás aparte de la medicina. Empeñada en hacer que las conversaciones silenciosas sean ruidosas, emprendió distintas carreras con el objetivo de compartir todos los conocimientos adquiridos y ayudar a los demás, no sólo física, sino también mentalmente. 

Difundir los conocimientos

Como estudiante de medicina de tercer año en 2017, Richman solía trabajar como parte de su rotación en Brooklyn y Staten Island. Allí tuvo contacto con muchos casos de embarazos adolescentes, agresiones sexuales y desconocimiento del cuerpo femenino por parte de chicas que acudían en busca de ayuda. 

Al ver todo eso, Richman pensó en cómo podía influir en esas chicas fuera del centro médico. Decidió crear un canal de YouTube sobre salud y bienestar sexual, centrado en temas tabú. Con el objetivo de hablar de conversaciones silenciadas, explica la masturbación, el sexo, las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y mucho más. Siempre ha sabido que la educación sobre estos temas es importante porque creció con su madre hablando de ello. 

"Ella [su madre] quería hijas con capacidad para tomar sus propias decisiones", afirma Richman. 

Ya ha dado dos charlas TEDx sobre el tema de la educación sexual en el país, y cómo sigue siendo un tabú en la mayoría de las culturas, especialmente en la latina.  

TEDX speaker.

Capacitar a los demás

Cuando Richman fue expulsada de la facultad de medicina, su mecanismo para lidiar con todos sus pensamientos fue escribir un diario. Sintiendo que necesitaba plasmar en una página todas las emociones que sentía, esos extractos aleatorios acabaron convirtiéndose en el primer borrador de su libro, ahora publicado, The Thriver's Guide to Medical School (New Degree Press, enero de 2022). 

En una colección de historias de vida personales sobre relaciones y rupturas, imagen corporal, estado mental, pasión y propósito, y más; Richman comparte su yo más vulnerable para que otros que están pasando por un momento difícil puedan identificarse.

"No quiero que ningún otro estudiante se sienta solo en sus fracasos", añade Richman. "Fracasar es normal, pero odiamos hablar de ello". 

  Mientras tenía que lidiar con sus propios pensamientos de inseguridad, recuerda que pensaba para sí misma que debía de haber otros estudiantes de medicina sufriendo en silencio. El libro vino a ser un espacio seguro para que las personas que alguna vez se sintieron solas en sus penurias se reunieran. 

"Por qué cuando tenemos una enfermedad física acudimos inmediatamente al médico, pero cuando algo va mal mentalmente sufrimos", dice. "¿Por qué no hablamos más de bienestar mental tanto como de bienestar físico?".

Olivia's book.

Buscando más formas de empoderar a otros estudiantes, Richman empezó a hablar en conferencias y paneles. Una de las más memorables para ella fue la de la Asociación de Estudiantes de Medicina Latinos (LMSA) celebrada el pasado enero en Baltimore. Ni siquiera terminó su presentación de diapositivas porque la gente del público comenzó a compartir sus experiencias con la ansiedad y la depresión en la escuela. Fue una experiencia única en la que se sintió realmente conectada con los oyentes. 

Al final de su conferencia, un grupo de jóvenes estudiantes la esperaban fuera de la sala para hacerle más preguntas, saber más sobre su libro, obtener su información de contacto y compartir experiencias sobre la dura realidad de ser estudiante de medicina. En ese momento, Olivia era lo más parecido a una estrella del rock.  

Sumándose a su larga lista de iniciativas, Richman y su prometido (que es terapeuta de salud mental) empezaron un podcast sobre relaciones para hablar de sus discusiones, de una forma no perfecta. Ella quiere demostrar a las parejas que es posible superar sus problemas de forma civilizada.

Encontrar a su gente 

Richman, que creció en una zona poco diversa del norte de Nueva Jersey, no se dio cuenta de que le faltaba algo hasta que fue a la universidad en 2007. Aunque en el instituto sentía que no podía conectar de verdad con nadie, fue cuando se mudó a Washington D.C. -para asistir a la Universidad George Washington- cuando por fin encontró a su grupo de personas y comprendió sus sentimientos. 

Como estudiante universitaria, pudo relacionarse con las comunidades negra e hispana de su nueva ciudad. Conectaron a través de aspectos culturales como salir a bailar, escuchar reggaeton y hablar español, algo que ella sentía que sus amigos de casa no podían entender. 

"Si te sientes como un extraño, como me sentía yo, es por algo", afirma.  

Sin embargo, en la facultad de medicina, se dio cuenta de nuevo: ella era la minoría. 

Cuando empezó su residencia en 2021, Richman era la única latina, pero la población de pacientes a la que atendía era hispanohablante en un 80%. El mismo idioma y la misma cultura jugaron un papel una vez más permitiéndole conectar y vincularse con los pacientes de maneras que otros no podían. 

"Los pacientes se sienten agradecidos de poder conectar contigo", dice. "Es diferente cuando la gente se comunica en tiempo real en el mismo idioma".

Más médicos latinos

Normalmente, cuando existe una barrera lingüística entre el paciente y el médico, hay una línea telefónica de traducción para que se entiendan. Además de presentar dificultades tecnológicas a menudo, este método también carece de empatía, dijo Richman.  

Teniendo en cuenta que la población hispana de EE.UU. alcanzó más de 62 millones en 2021 -según Pew Research Center- Richman cree que si queremos impactar a esta comunidad, tiene que haber un esfuerzo intencional para aumentar el número de médicos latinos en el país.

"Cuando escuchas a alguien en el idioma que está hablando, sabe que está siendo atendido", dijo. "Creo que la mitad de estar sano y curarse, no es sólo la medicina, es realmente estar conectado con tus pacientes". 

Defiende la importancia de sentir que uno pertenece a su entorno, algo que, por ejemplo, ella no tuvo en el instituto. Un sistema sanitario más inclusivo y diverso es lo que Richman espera -y seguirá trabajando- para el futuro. 

"Quiero empoderar a la gente y que hable más", afirma. "Quiero crear más salud y bienestar en el mundo, y no sólo en el sentido médico tradicional".  

00:00 / 00:00
Ads destiny link