LIVE STREAMING
The Sixers’ biggest fight is in Philly.
La mayor pelea de los Sixers está en Filadelfia. Foto: AL DÍA Archives

Organizaciones sin ánimo de lucro y defensores de Chinatown forman una coalición contra el nuevo estadio de los Sixers

Formada por más de 40 organizaciones diferentes, también cuenta con el respaldo del Fondo Asiático Americano de Defensa Legal y Educación.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Lebanon recauda fondos

Junio 09, 2023

Todo sigue igual

Junio 08, 2023

'Somos 26'

Mayo 19, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Cuando los Philadelphia 76ers anunciaron su propuesta de un nuevo estadio el pasado mes de julio, se encontraron inmediatamente con la ira y la reacción de la comunidad, especialmente en Chinatown, donde se construiría el supuesto nuevo estadio, en el corazón de la comunidad. 

Desde el anuncio, residentes, propietarios de negocios y defensores han estado luchando contra la posibilidad de que un proyecto de este tipo se construya en su propio patio trasero, cambiando por completo el barrio y lo que ha significado para los muchos que viven y trabajan allí. 

El resultado ha sido una petición de una página que ha reunido más de 90 firmas de propietarios de pequeños negocios del barrio, donde existen más de 120, así como una coalición formada para oponerse al proyecto de 1.300 millones de dólares y proteger el barrio de más de 150 años de antigüedad. 

El lunes 9 de enero, miembros de la comunidad anunciaron la creación de la Coalición Chinatown en el restaurante Tom's Dim Sum de Chinatown, que también cuenta con el firme respaldo jurídico del Fondo Asiático Americano de Defensa Legal y Educación, un bufete nacional que ya ha librado luchas similares en otras ciudades de la costa este desde mediados de la década de 1970. 

Entre las organizaciones que participan en la coalición figuran Pennsylvania United Chinese Coalition, Philadelphia Chinatown Dragon Boat Team, Asian Americans United, Folk Arts-Cultural Treasures Charter School, Chinese Restaurant Association of Greater Philadelphia

Concerned Citizens of Chinatown Association, Philadelphia Suns y Asian Arts Initiative. 

"Es importante que la gente se levante y se manifieste", dijo Steven Zhu, director de la Asociación de Restaurantes Chinos de Filadelfia. "Hay gente que entiende que el asunto es muy serio, que esto es algo que destruirá Chinatown".

No es la primera vez que Chinatown tiene que luchar por su territorio. Ya ha luchado contra otras construcciones en su comunidad, como un nuevo estadio de los Phillies en el año 2000 en las calles 12 y Vine y un casino. 

El 76 Place at Market East ocuparía una parte del distrito de la moda y estaría a menos de tres metros de los primeros negocios. Los propietarios de negocios han expresado su preocupación por la pesadilla de tráfico que podría producirse durante los partidos en casa y que, como resultado, haría que los locales y otras personas evitaran Chinatown por completo, los efectos sobre los negocios locales, los asistentes que optarían por ir a las concesiones en lugar de lo que ofrece la comunidad, el aparcamiento y la seguridad pública. 

Los 76ers no se han echado atrás ante la polémica, sino que se han comprometido con las comunidades afectadas, la coalición y sus defensores. 

El equipo de desarrollo de los 76ers se ha reunido con grupos comunitarios que representan a Chinatown y sus comunidades vecinas más de 30 veces desde el anuncio. 

Y según el copropietario David Adelman, las conversaciones han sido positivas, afirmando que a aquellos a los que ha presentado la idea en su totalidad, la acogida ha sido de "neutral a positiva". Espera que esto conduzca a un acuerdo de beneficios para la comunidad en un futuro próximo. 

"La gente es realmente receptiva a lo que pretendemos hacer", dijo Adelman durante una visita de prensa en noviembre. "Y la razón principal es que si no lo hacemos y el centro comercial quiebra, alguien lo derriba, se podrían construir tres torres Liberty Place en esas tres manzanas por derecho... y la comunidad no obtendría nada".

Se espera que el acuerdo ascienda a más de 50 millones de dólares, y en última instancia será el aspecto clave del acuerdo que determine si vive o muere. 

Las decenas de millones se destinarían a mejorar algunas de las preocupaciones que los residentes locales plantearon inicialmente, como la seguridad pública, la vivienda asequible y el apoyo a las pequeñas empresas, que tendrían detrás un contrato vinculante de 30 años. 

Los 76ers querrán que esto salga adelante, ya que tienen planes para abrir el nuevo estadio en 2031, el mismo año en que expirará su contrato de arrendamiento en el Wells Fargo Center del sur de Filadelfia. 

Pero para estos residentes, lo que está en juego es sobre todo la cultura y la historia de la comunidad. 

"Si la cultura desaparece, sus hijos y nietos no podrán volver a verla", afirma Wei Chen, miembro de Asian Americans United.

 

Broke in Philly Logo

Este artículo forma parte de Broke in Philly, un proyecto de colaboración informativa entre más de 20 organizaciones de noticias, centrado en la movilidad económica en Filadelfia. Lea todos nuestros reportajes en brokeinphilly.org.

00:00 / 00:00
Ads destiny link