LIVE STREAMING
President Biden in El Paso, Texas. Photo: Jim Watson/AFP via Getty Images
Biden aterriza en El Paso, Texas, para su primera visita a la frontera sur en medio de una creciente preocupación. Foto: Jim Watson/AFP via Getty Images

La primera visita fronteriza de Biden se vio eclipsada por la política menguante y las críticas bipartidistas

El Presidente realizó su primera gira por la frontera sur mientras aumentaba la preocupación de los migrantes por las estrictas políticas de inmigración.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

García está en D.C.

Junio 07, 2023

¡Qué desastre!

Mayo 25, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El domingo 8 de enero, el presidente Joe Biden visitó la frontera sur de El Paso por primera vez desde que accedió a la presidencia, y justo un mes después de perder una batalla en el Tribunal Supremo contra los republicanos por el Título 42.

Su visita también fue políticamente delicada, ya que suscitó las críticas de republicanos y demócratas que consideran que la inmigración es el principal inconveniente de Biden. 

La gira de la administración por la frontera se produce después de una polémica batalla de dos años en relación con el Título 42, una orden sanitaria utilizada para bloquear la entrada de solicitantes de asilo en suelo estadounidense por temor a una pandemia, instituida por el expresidente republicano Donald Trump. 

Los demócratas esperaban reducir las disposiciones del Título 42 para facilitar el acceso a través de la frontera, pero un desafío republicano finalmente obstaculizó esos esfuerzos. 

En un fallo de 5-4 del Tribunal Supremo, la máxima instancia judicial del país impidió a Biden suavizar la orden sanitaria, que según los críticos se está utilizando para restringir aún más a los solicitantes de asilo bajo el pretexto de la preocupación por una pandemia en lugar de no tener una política de inmigración.

La administración respondió a la sentencia afirmando que "cumpliría la orden y se prepararía para la revisión del Tribunal", al tiempo que reafirmaba sus esfuerzos por "ampliar las vías legales para la inmigración" en un comunicado de prensa emitido por la Secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre. 

El mensaje de Jean-Pierre sobre la inmigración -que actualmente se postula como una preocupación política central desde que el Congreso no logró alcanzar un consenso en diciembre- parece quedarse corto a ambos lados del pasillo político. 

Los defensores de la inmigración han criticado a la administración por no cumplir con políticas públicas muy necesarias, como la protección de los beneficiarios de DACA, que reciben autorizaciones temporales de trabajo en intervalos de dos años. 

Los Dreamers, como se les llama coloquialmente, se encuentran en un constante estado de limbo sin fin a la vista de las opiniones cambiantes de los tribunales federales y la ausencia de cualquier política en el Congreso. 

Biden también ha sido objeto de escrutinio por no reforzar la seguridad en la frontera, una crítica formulada por el Partido Republicano y algunos demócratas.

Mientras tanto, el gobierno de Biden anunció que ampliaría el Título 42 para incluir a los inmigrantes de Nicaragua, Haití y Cuba que cruzan ilegalmente la frontera de México a Estados Unidos.

Pero para hacer frente temporalmente a la afluencia de migrantes en la frontera, Estados Unidos planea aceptar hasta 30.000 solicitantes de asilo de Nicaragua, Cuba, Haití y Venezuela cada mes. 

Y si el número de inmigrantes supera ese umbral, los funcionarios de inmigración están preparados para procesar el exceso de acuerdo con las leyes de inmigración estándar, aumentando las posibilidades de deportación y la prohibición de entrar en EE.UU. durante cinco años. 

Las tensiones se dejaron sentir en la frontera 

A su llegada a Texas, Biden estrechó la mano del gobernador de Texas, Greg Abbott, un feroz crítico con el enfoque de la Administración sobre las políticas fronterizas, y que dijo haber recibido una invitación para reunirse con el presidente la noche antes de aterrizar. 

Abbott -que al parecer no fue invitado a hacer una gira con el presidente- dijo que Biden llegaba "dos años y unos 20.000 millones de dólares tarde", ante un grupo de periodistas presentes en el lugar. 

"Tiene que dar un paso al frente y tomar medidas rápidas, incluido el reembolso al estado de Texas del dinero que gastamos, pero proporcionando más recursos para que el gobierno federal haga su trabajo", dijo Abbott. 

"Además, esto no es más que un espectáculo, a menos que empiece a hacer cumplir las leyes de inmigración que ya existen", añadió. 

Abbott -que creó un programa de desvío para transportar a los inmigrantes que llegan a las ciudades de asilo- entregó en mano una carta al presidente, en la que culpaba a la administración de la situación en la frontera, calificándola de "resultado directo de su incapacidad para hacer cumplir las leyes de inmigración que promulgó el Congreso."

Biden no había leído la carta, según un informe de pool el día de la visita. 

Maldito si lo haces, maldito si no lo haces para el GOP

En el Valle del Río Grande, la presidenta del GOP, Ronna McDaniel, celebró una rueda de prensa para criticar a la administración por lo que consideraron "una foto en El Paso y fingir que el problema ha desaparecido".

Este sentimiento ha sido repetido por otros miembros del GOP, que habitualmente arremeten contra la administración por no prestar suficiente atención a la frontera. 

El presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, escribió el domingo en Twitter que Biden "está haciendo la primera visita a la frontera de su vida -una sesión fotográfica- mientras presiona por la amnistía para millones de inmigrantes que han cruzado ilegalmente a Estados Unidos".

 

Los republicanos llevaban tiempo instando a la administración a que visitara la frontera, ya que consideran que la afluencia se está volviendo incontrolable. 

Lo que la administración esperaba conseguir

Funcionarios de la presidencia dijeron que el viaje tenía por objeto "evaluar las operaciones de aplicación de la ley en la frontera y reunirse con funcionarios electos locales y líderes comunitarios que han sido socios importantes en la gestión del número histórico de migrantes que huyen de la opresión política y la violencia de las pandillas".

Según informó el Texas Tribune, el presidente visitó el puerto de entrada del Puente de las Américas, que conecta El Paso con Ciudad Juárez y es frecuentado por turistas. 

Estuvo acompañado por el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, y los congresistas Verónica Escobar (D). Henry Cuellar (D), y Vincente González (D), según el Tribune. 

"Necesitan muchos recursos. Vamos a conseguirlos para ellos", dijo Biden cuando se le preguntó sobre lo que aprendió durante su viaje. 

A continuación, Biden partió hacia Ciudad de México para reunirse con el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, en su nuevo aeropuerto. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link