LIVE STREAMING
Immigration Attorney David Bennion, Jesenia Calderón, Denis Calderón via Facetime and Adrianna Torres
La familia de Denis Calderón marchó hasta la oficina del fiscal Krasner para pedirle que cumpla su compromiso. Foto de Carlos Nogueras / AL DÍA News

La Junta de Indultos de Pensilvania aplaza la vista del caso de Denis Calderón

La Junta no ha explicado los motivos del cambio de calendario ni ha aclarado la nueva fecha.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

García está en D.C.

Junio 07, 2023

¡Qué desastre!

Mayo 25, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

La familia y el equipo legal de Denis Calderón están de nuevo en suspenso, ya que la semana pasada la Junta de Indultos de Pensilvania cambió inesperadamente la fecha de la audiencia de Calderón, prevista inicialmente para el viernes 16 de diciembre. 

En una declaración a AL DÍA, la familia Calderón dijo que se les "rompió el corazón al recibir la noticia de que su audiencia pública se pospondría una vez más, sin una explicación clara", y piden a los funcionarios de la PA que "garanticen un proceso de clemencia justo y eficiente para las familias que se enfrentan a la separación por las fronteras o los muros de la prisión".

Según personas cercanas al caso de Calderón, por el momento no se ha especificado la nueva fecha. 

Un indulto eximiría a Calderón de sus cargos y le daría la oportunidad de regresar con su familia, que actualmente reside en West Chester, Filadelfia, tras pasar más de 10 años en Perú, país que abandonó a los tres años. 

También supondría un paso importante para la familia de Calderón, que había agotado todas las vías legales a lo largo de 27 años al entender que había sido condenado injustamente. 

Jesenia Calderón, hija del Sr. Calderón, retomó el caso en 2018 tras servir en el ejército y convertirse en enfermera para buscar justicia para su padre después de presenciar su procesamiento cuando era un bebé en los tribunales de Filadelfia.

Con el apoyo de grupos de inmigrantes de Pensilvania, Jesenia consiguió conversaciones y compromisos informales del fiscal de distrito progresista Larry Krasner, cuya oficina dijo a la familia que enviarían el caso de Calderón a la Unidad de Condenas Injustas.

La oficina del fiscal de distrito Larry Krasner no cumplió su promesa, y las deliberaciones posteriores se tradujeron en una carta de apoyo al caso de Calderón para su indulto.

Pero apenas unos meses antes de que se programara la audiencia, la oficina del fiscal de distrito rescindió la oferta y dijo que no redactaría una carta de apoyo sin dar explicaciones. 

El abogado de inmigración David Bennion -uno de los representantes legales de la familia- cree que el reciente cambio de postura de Krasner es una maniobra política. 

"El fiscal Larry Krasner creó la CIU como un compromiso para hacer frente a las injusticias en casos como el de mi hermano. Me gustaría ver a su oficina actuar con prontitud en el cumplimiento de este compromiso", dijo María Calderón, hermana de Denis. 

Krasner y la fiscalía se han visto envueltos en una polémica después de que las dos cámaras legislativas de Pensilvania desencadenasen un procedimiento de destitución, un procedimiento que llevaba latente en el estado más de 200 años.

Aunque una carta contribuiría en gran medida a presentar un caso sólido para el indulto de Calderón, Bennion sostiene que creen estar en buena forma a pesar de todo. 

"Pedimos a Larry Krasner que apoye la justicia para Denis y todos los que fueron condenados injustamente por su oficina en el pasado y siguen sufriendo las consecuencias", reza el comunicado.

La primera vez que Calderón fue objeto de una persecución agresiva fue en 1997, cuando la oficina del fiscal del distrito de Filadelfia presentó cargos penales contra Calderón y su primo, Julio Maldonado, después de que fueran atacados por una banda de diez personas, según muestran los registros judiciales. 

Seth Williams, fiscal del distrito en aquel momento, intentó ferozmente condenar a Calderón cuando uno de los atacantes, Christian Saladino, sufrió heridas a causa de la reyerta, lo que supuso penas de cárcel para Calderón y su primo. 

Saladino, que había participado en la agresión sin que nadie se lo pidiera y en contra de la opinión de su novia en aquel momento, falleció más tarde a consecuencia de las heridas, lo que llevó al entonces fiscal Williams a elevar la acusación a la de asesinato. 

Un informe patológico determinó posteriormente que Saladino había muerto de una rara enfermedad de la sangre no relacionada con el violento encuentro de 1996, lo que obligó al juez original del caso a revocar su condena inicial de culpabilidad. 

Pero Williams recurrió y ganó, manteniendo la condena de culpabilidad y provocando la retirada de la residencia permanente de Calderón.

Cuando Calderón se negó a llegar a un acuerdo con el ICE, fue encarcelado en una prisión federal mientras luchaba por su inocencia. 

Finalmente, Calderón firmó los papeles y fue deportado a Perú, sin hogar, sin empleo y sin dominar el español. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link