LIVE STREAMING
John Quiñones speaks to the AL DÍA Staff
John Quiñones se dirige a una audiencia de becarios de AL DÍA Félix Varela y al personal de AL DÍA durante su visita a la redacción el 31 de agosto de 2022. Foto: Nigel Thompson/AL DÍA.

La leyenda de la televisión latina John Quiñones visita AL DÍA y cuenta su trayectoria a sus 2022 compañeros de Félix Varela

Quiñones stopped by for a talk on Aug. 31, 2022, before being honored as the first-ever Félix Varela Lifetime Achievement winner.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Ganando la confianza hispana

Diciembre 07, 2022

Trabajo unido de los latinos

Diciembre 07, 2022

El progreso de los latinos

Diciembre 07, 2022

Regalo de Navidad de la SBA

Diciembre 06, 2022

Boosting Christmas Sales

Diciembre 06, 2022

Los latinos y su potencial

Diciembre 06, 2022

Seguridad Nacional

Diciembre 06, 2022

Hablemos de biodiversidad

Diciembre 05, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

No hace falta mucho para que el veterano corresponsal y presentador de ABC News John Quiñones cautive a la audiencia con historias de su vida y su carrera.

Eso es exactamente lo que ocurrió cuando Quiñones visitó la redacción de AL DÍA el 31 de agosto de 2022. Antes de ser honrado esa misma noche como el primer ganador del premio Félix Varela a la trayectoria de la Fundación AL DÍA, el icono latino de las noticias de Estados Unidos tuvo una conversación más íntima con los becarios Félix Varela de AL DÍA 2022.

Comenzó donde empieza cada historia sobre sus primeros años de vida, en el "barrio", concretamente en el de San Antonio, donde Quiñones creció en un hogar mexicano-americano de habla hispana y no aprendió inglés hasta que empezó a ir a la escuela a los seis años.

Después de que su padre fuera despedido de su trabajo de conserje, la familia se unió a los miles de otros en la caravana de trabajadores agrícolas migrantes a lo largo del Heartland de EE.UU., recogiendo cosechas por temporada. 

Durante una mañana temprano en los campos de tomate, Quiñones estaba ayudando a su padre cuando le hicieron una pregunta que le acompañaría el resto de su vida.

"¿Quieres hacer este trabajo el resto de tu vida o quieres una educación universitaria?", le dijo su padre.

Periodista desde los 13 años

Para un joven Quiñones, la clave de ese futuro, con educación universitaria y todo, llegó cuando estaba en segundo de bachillerato. Ese año, su profesor de inglés del instituto se interesó por su forma de escribir y le sugirió que probara a escribir en el periódico del instituto. Lo hizo, y se enamoró de la práctica.

"Soy reportero desde los 13 años", dijo a la redacción de AL DÍA.

Sin embargo, más allá de su propia pasión, Quiñones dijo que no había nadie más allá del periodista puertorriqueño Geraldo Rivera a quien admirar como aspirante a periodista latino en la década de 1970.

A través de Upward Bound, Quiñones se encaminó hacia la universidad, y lo hizo en la St. Mary's University de su ciudad natal, San Antonio, donde se graduó en comunicación oral.

Un paso a la vez

El mercado de trabajo al que se incorporó seguía siendo muy reacio a la contratación de talentos latinos, especialmente en el periodismo de difusión, por lo que aceptó su primer trabajo en una emisora de música country.

Allí, Quiñones dijo a AL DÍA que practicaba la lectura de líneas en inglés en el cuarto de baño con el conserje latino que le proporcionaba información. Con el tiempo, la emisora le permitió hacer una lectura de anuncios.

"Las primeras palabras que dije en la radio fueron: 'Ahora disponible en Walgreens'", dijo.

Al hablar de esta primera etapa de su carrera en AL DÍA, Quiñones citó tanto a Martin Luther King Jr. como a la poeta Maya Angelou.

"Un paso a la vez", dijo, citando a King. 

"Todos nos maravillamos ante la belleza de una mariposa, pero pocas veces tenemos en cuenta todo lo que tiene que pasar para convertirse en mariposa", dijo citando a Angelou. No soy una mariposa, pero he pasado por muchos cambios".

Sin embargo, su tiempo en la emisora de música country no fue su favorito y Quiñones se marchó para seguir potencialmente la carrera de Derecho antes de que los Boinas Marrones entraran en su vida.

En aquella época, los Boinas Marrones eran el equivalente mexicano-americano de los Panteras Negras y los Young Lords. Luchaban por la representación y el poder específicamente mexicano-americano en todos los sectores, comenzando en Los Ángeles y extendiéndose por todo el suroeste.

Quiñones estaba todavía en las primeras etapas de su carrera cuando los Boinas Marrones dirigieron su atención a las emisoras de noticias de todo el suroeste, exigiendo que contrataran más talento latino para representar al creciente grupo demográfico. Muchas emisoras, incluida la filial de la NBC en Houston, obligaron a contratar a más latinos, y así Quiñones empezó a trabajar en los informativos de televisión.

Un Emmy

Su primer gran reconocimiento en los informativos de televisión llegó en su etapa en la filial de la ABC en Chicago, cuando convenció a su productor para que le permitiera viajar a la frontera entre Estados Unidos y México e intentar cruzar con un grupo de inmigrantes procedentes de México. Todo el viaje sería documentado con cámaras ocultas y dispositivos de grabación.

Se le dio luz verde, y pronto Quiñones se encontró en una iglesia al otro lado de la frontera en México pagando a un coyote para que lo transportara de vuelta a EE.UU. Todo fue filmado por una cámara oculta colocada fuera de la vista en otra parte de la iglesia. 

Poco después, Quiñones narró su viaje a través del Río Grande en una balsa y, una vez en Estados Unidos, emprendió el viaje hacia el norte, hasta Chicago, junto con otros migrantes. Una vez en la Ciudad del Viento, Quiñones se hizo pasar por un trabajador inmigrante indocumentado y fue contratado en un restaurante sobre el que la emisora recibió una denuncia por contratar a trabajadores inmigrantes y maltratarlos. 

Cuando empezó a trabajar allí, descubrió que el personal, mayoritariamente inmigrante, no cobraba y vivía en el sótano del establecimiento bajo la amenaza de que el dueño los denunciara a los servicios de inmigración si denunciaban las malas condiciones. Tras el primer día, Quiñones pasó la noche con los demás trabajadores en el sótano y los entrevistó sobre las condiciones de trabajo. Al día siguiente, volvió con un equipo de cámaras y se enfrentó al propietario, que intentó huir.

Cuando se emitió el reportaje final, el propietario fue a la cárcel, su restaurante cerró y el gobierno estadounidense concedió visados de trabajo temporales a todos los trabajadores inmigrantes. El reportaje también le valió a Quiñones su primer Emmy, que aún atesora.

"El periodismo es la vela en la oscuridad. El periodista es la persona con la linterna o la vela que ilumina la injusticia", dijo a la redacción de AL DÍA.

John Quiñones, corresponsal nacional

Poco tiempo después, Quiñones sería elevado a nivel nacional en ABC, iniciándose en Miami e informando sobre América Latina. Su leyenda se forjaría a lo largo de 40 años.

Llegó a ser copresentador de "Primetime" y presentador de "¿Qué harías tú?", un programa de televisión que era un homenaje a sus reportajes con cámara oculta que ponía a gente corriente en situaciones extrañas para ver cómo reaccionaban. Pero lo que más ha significado para Quiñones es poder contar historias similares a las que le valieron elogios en Chicago, con los latinos en el centro, impulsando la narrativa. Es una narrativa que ahora abarca todo Estados Unidos.

"Siempre he querido contar la historia de mi pueblo", dijo Quiñones.

00:00 / 00:00
Ads destiny link