LIVE STREAMING
Ernest Owens, an award-winning journalist, has written a book that argues in favor of cancel culture and how it can be used. Photo courtesy of Cashman and Associates
Ernest Owens, periodista galardonado, ha escrito un libro en el que defiende la cultura de la cancelación y cómo puede utilizarse. Foto cortesía de Cashman and Associates

Ernest Owens defiende la cultura de la cancelación

The award-winning Philadelphia journalist has written a book that delves into the concept, and how it can be used as a tool for activism and change.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

50 años de defensa

Noviembre 08, 2023

Ayudando a las comunidades

Septiembre 29, 2023

Buscando hogares para todos

Septiembre 28, 2023

Reunión de líderes hispanos

Septiembre 28, 2023

L'ATTITUDE está en marcha

Septiembre 27, 2023

Líderes de la economía en EU

Septiembre 27, 2023

Elevando negocios diversos

Septiembre 26, 2023

Anuncio de la SBA

Septiembre 20, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Ernest Owens, director general de Ernest Media Empire, LLC, presidente de la Asociación de Periodistas Negros de Filadelfia, redactor jefe de Philadelphia Magazine y periodista galardonado, añade otro título a su colección: autor.

Su primer libro, titulado "The Case for Cancel Culture: Cómo funciona esta herramienta democrática para liberarnos a todos", ya está disponible

Owens es natural de Houston (Texas) y llegó a Filadelfia para estudiar en la universidad. Se licenció en Comunicación por la Universidad de Pensilvania, antes de obtener un máster en Gestión de la Comunicación por la Universidad del Sur de California. 

Vive en Filadelfia desde hace una década y se describe a sí mismo como un millennial negro y queer. 

Durante una entrevista reciente con AL DÍA, Owens dice que se inspiró para escribir el libro después de escribir un artículo de opinión en 2019 sobre los comentarios del presidente Barack Obama sobre la cultura cancel. 

"Escribí este artículo de opinión en respuesta a que Obama básicamente criticó la cultura cancel diciendo que no era activismo, no era un montón de cosas. Fue un momento en el que meneaba el dedo y miraba por encima del hombro a los jóvenes. Y me sorprendió porque sentí que no entendía lo que era realmente la cultura cancel, o al menos cómo la veíamos los jóvenes como yo", dijo. 

¿Qué es la cultura de la cancelación?

Owens define la cultura de la cancelación como algo medido, sobre una causa más grande que el individuo (política/social/societal), y que no pretende causar daño. Por el contrario, define el acoso como algo esporádico, deliberadamente malintencionado, que no siempre tiene una estrategia. 

"Así que si decides que no quieres ir a McDonald's porque no crees que la comida sea buena, eso no es anular McDonald's. Es una cuestión de preferencia personal. Es una cuestión de gustos y preferencias personales. Pero si dices que no quieres ir a McDonald's porque no crees que la empresa ofrezca un salario digno, eso es cancelar McDonald's", explicó. 

El término "cancelado" procede de un episodio de 2014 del reality show Love & Hip Hop. Uno de los miembros del reparto, Cisco Rosado, rompió con su novia diciendo que cancelaba la relación.

"Se hizo viral en el Twitter negro porque la gente estaba como 'Oh wow, describió una situación como si estuviera cancelando una suscripción'. Describió la ruptura con su novia como si estuviera cancelando una suscripción a Netflix. Así que era muy pegadizo. Era un término de moda. Era ligero en el gesto. La gente del Twitter negro y de las redes sociales empezó a utilizar el término cancelar para cualquier cosa", dijo Owens.

Explicó que lo que empezó como un momento divertido y viral pronto fue cooptado por la política.

"La gente empezó a describir a los activistas, los boicots y las protestas como personas que cancelaban cosas. Y así se produjo una confusión. Y luego todo a esta gente en el poder", añadió.

En su libro, Owens sostiene que la cultura de la cancelación es un nuevo nombre para un viejo fenómeno; que también se ha llamado corrección política, caza de brujas y macartismo. 

También esboza acontecimientos históricos que encajan en la definición de cultura cancel. Uno de ellos es el Motín del Té de Boston, en el que el acto de arrojar el té fue una forma de protestar contra la tiranía y los impuestos británicos. Otro fueron los boicots a los autobuses de Montgomery, que pretendían "cancelar" la segregación en los autobuses del Sur de Jim Crow. 

También señaló que acontecimientos como la Insurrección del 6 de enero cuentan como cancelación de la cultura en un sentido negativo. 

Aunque la gente que intenta "cancelar" la democracia es una mala forma de cultura de la cancelación, Owens dijo: "Pero, no obstante, la gente participaba en ella porque era algo más grande que el simple hecho de estar disgustada. Se unían, se movilizaban, reunían a la gente para hacer algo terrible". 

Cuando empezó a escribir su libro, Owens pensó que había un sesgo político en la cultura de la cancelación; que los aspectos serían más progresistas o conservadores. Tras realizar varias entrevistas, llegó a la conclusión de que la anulación es un rasgo humano, en el que el cómo y el porqué dependen de la identidad de cada persona. 

Owens sostiene que el acto de anular es algo que la gente hace todos los días, ya sea de forma externa o interna. Su libro contrasta con otros que se han escrito sobre el tema al no enmarcar la cultura de la cancelación como algo nuevo y aterrador. 

"En realidad explica cómo hemos estado haciendo esto toda la vida. Explica por qué suceden estas cosas, por qué lo hacemos. Y nos da una comprensión de cómo debemos luchar en una sociedad en la que la cultura cancel no va a ninguna parte", dijo.

Y añadió: "Mientras haya desigualdad en la sociedad, mientras la gente sienta que no se sale con la suya, mientras la gente sienta que hay injusticia de alguna manera, forma o manera, siempre vamos a tener cultura cancel".

Reacciones

Owens descubrió que la aversión a la cultura de la cancelación podía observarse en todas las ideologías políticas con un factor común: estar en una posición de poder.

"Uno de los mayores problemas es que la gente poderosa, la gente rica, la gente influyente, los políticos, utilizan a propósito la cultura de la cancelación como chivo expiatorio para no tener que rendir cuentas".   

Puso como ejemplos a Kevin Hart, Dave Chappelle y Andrew Cuomo. Cada uno de ellos culpó a la cultura cancel de las peticiones del público para que se les responsabilizara de su homofobia, transfobia y acusaciones de acoso sexual, respectivamente. 

"Lo que he descubierto en mi investigación en torno a este libro es que muchas personas poderosas intentan desvincularse de la responsabilidad e intentan culpar de todo a la cultura de la cancelación para asustar a la gente y que no les pidan cuentas ni cuestionen su mal comportamiento", afirmó Owens. 

Tanto Hart como Cuomo se enfrentaron a las consecuencias de sus actos -Hart no pudo presentar los Oscar y Cuomo tuvo que dimitir como gobernador de Nueva York-, pero la cancelación no arruinó completamente sus vidas. Hart ha protagonizado muchas películas desde entonces y Cuomo sigue siendo políticamente activo en su podcast. 

Chapelle ha ganado recientemente un Grammy por el especial de comedia que hizo que le cancelaran. 

Owens argumenta que no se cancela a la gente corriente, puede que se enfrenten a consecuencias por sus actos, pero no son objeto de peticiones y boicots.

Choques con la cultura de la cancelación

El propio Owens ha sido objeto de anulación cultural por parte de conservadores y supremacistas blancos, molestos por las críticas que ha hecho en sus artículos de opinión. Han pedido que le despidan de las publicaciones para las que trabajaba, cosa que no ha ocurrido. 

También tuvo que enfrentarse a reacciones negativas tras denunciar a Justin Timberlake por apropiación cultural

En 2017, una denuncia de un Mummer llamado James DePre, llevó a Owens a ser interrogado por la unidad de Protección de Dignatarios y Lucha contra el Terrorismo del Departamento de Policía de Filadelfia. 

Owens había escrito un comentario en Facebook en respuesta a una publicación sobre el racismo en el Gayborhood en el que decía: "Yo digo que se les mostrará mejor que se les contará". Lo dejaré así, se avecina un gran ajuste de cuentas". 

Cuatro días después, recibió una llamada de la unidad y fue interrogado, pero finalmente no se le acusó de nada. 

Tom McGrath, ex redactor jefe de Philadelphia Magazine, calificó la situación de indignante en una carta dirigida al entonces comisario de policía Richard Ross. 

¿Cómo puede utilizarse la cultura de la cancelación como herramienta?

La cultura de la cancelación puede tener un impacto cuando es utilizada por personas que se unen para lograr un cambio. En 2016, miembros negros y marrones de la comunidad LGBTQ+ de Filadelfia cancelaron varios bares del Gayborhood debido al racismo. 

"Boicotearon aquellos bares del Gayborhood que pensaban que eran racistas. Se pusieron en contacto con los funcionarios electos. Protestaron en el Ayuntamiento. Escribieron peticiones para que dimitieran", explicó Owens.

El racismo en el barrio gay no es un problema nuevo. En un artículo escrito por Owens en su momento, hablaba del primer informe oficial sobre el racismo en el barrio gay, publicado en 1986. El grupo detrás del informe, la Coalition on Lesbian-Gay Bar Policies, hizo recomendaciones, pero nunca se aplicaron. 

La cancelación de 2016 demostró ser mucho más eficaz.

"Hubo un cambio de política que fue hecho por el Consejo de la Ciudad que aprobó por unanimidad un proyecto de ley que pondría sanciones más duras a las propiedades comerciales que discriminan y violan la práctica de ordenanza justa de la ciudad de Filadelfia", dijo.

"Eso fue algo muy importante. Y se hizo por el hecho de que [la] comunidad se unió y pidió la cancelación de lo que consideraban odio en sus barrios. Y así vimos un cambio de política, vimos un cambio estructural, vimos responsabilidad en formas que no habíamos visto antes", añadió. 

Owens cree que el libro animará a la gente a apropiarse de su activismo. Explicó que se ha dado cuenta de que a veces la gente no quiere hablar cuando ve injusticias porque no quiere anular a alguien. Argumenta que son las acciones de la persona las que la anulan, no que nadie la llame.

00:00 / 00:00
Ads destiny link