LIVE STREAMING
Erlina Ortiz is the co-artistic director, general manager and resident playwright for Power Street Theatre. Photo Courtesy of Erlina Ortiz.
Erlina Ortiz es codirectora artística, directora general y dramaturga residente del Power Street Theatre. Foto cortesía de Erlina Ortiz.

La dramaturga dominico-estadounidense que cambia la narrativa de lo que significa ser artista

Erlina Ortiz es una directora artística galardonada, y el camino hasta llegar ahí ha consistido en encontrarse a sí misma y a su comunidad.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

50 años de defensa

Noviembre 08, 2023

Ayudando a las comunidades

Septiembre 29, 2023

Buscando hogares para todos

Septiembre 28, 2023

Reunión de líderes hispanos

Septiembre 28, 2023

L'ATTITUDE está en marcha

Septiembre 27, 2023

Líderes de la economía en EU

Septiembre 27, 2023

Elevando negocios diversos

Septiembre 26, 2023

Anuncio de la SBA

Septiembre 20, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Desde muy pequeña, Erlina Ortiz supo que quería dedicarse a las artes creativas. 

Cuando era pequeña, escribía poemas, grapaba papeles, creaba libros, montaba espectáculos con su hermano pequeño, hacía marionetas o diseñaba modelitos. 

"Siempre fui una persona muy creativa, siempre me aburría y me dedicaba a actividades aleatorias", explica Ortiz en una entrevista con AL DÍA.

Esas actividades aleatorias pronto se convirtieron en aficiones y, más tarde, en el motor de su carrera profesional.

Durante la mayor parte de su infancia, la diversidad y el multiculturalismo fueron una parte importante de su vida.

Nacida en la República Dominicana, Ortiz se trasladó a Estados Unidos cuando sólo tenía cuatro años, estableciéndose inicialmente en una comunidad diversa de Nueva Jersey. 

Creció en Reading a mediados de los años noventa y en la década de 2000, cuando se produjo una afluencia de inmigrantes a la ciudad debido a su sólido mercado laboral. 

"Mi familia formaba parte de eso", dice Ortiz. "Crecí en una ciudad donde todo el mundo era de otro lugar". 

Esa dinámica se mantuvo uniforme a lo largo de sus años de formación, desde los barrios en los que creció hasta las escuelas a las que asistió.

Estaba acostumbrada a estar en ambientes en los que todo el mundo tenía antecedentes y experiencias vitales diferentes que compartir.

"Siempre sentí que así era el mundo y que me sentía cómoda con él", dice Ortiz.

A medida que crecía, empezó a darse cuenta del papel tan importante que desempeñaba en los espacios en los que quería estar. 

Sin embargo, Ortiz también se dio cuenta de que no todos los entornos son así.

Un nuevo hogar y el impulso de su pasión

Cuando llegó el momento de empezar a pensar en las universidades, Ortiz decidió que quería ir a algún lugar fuera de Reading, pero no demasiado lejos de la zona.

Durante una excursión de 11º curso, visitó Filadelfia e inmediatamente sintió que esa era la ciudad a la que quería ir a la universidad.

"Así que, inmediatamente fui a mi consejero, y yo estaba como, '¿cuáles son las universidades en el área de Filadelfia,'" Ortiz reflexionó. 

Visitó varios campus, la mayoría de los cuales estaban en los suburbios y lejos de la ciudad, que es donde se siente más cómoda. 

Finalmente, Ortiz visitó el campus de la Universidad de Temple, que se convirtió inmediatamente en su primera opción.

Tanto es así que, dijo, "si no entro en Temple por la razón que sea, no iré a la universidad".

Al entrar en la universidad, Ortiz estudió teatro con especialización en interpretación.

Mientras estudiaba, se dio cuenta de que le gustaban mucho la interpretación, la dirección y la dramaturgia. 

Su primer curso de dramaturgia le inspiró de inmediato la idea de que era algo que podía hacer más allá de los confines del aula o de los deberes. 

Su experiencia en la universidad, sin embargo, fue también la primera vez que no vio a menudo caras muy diversas. 

"Yo era una de las pocas latinas del departamento", dice Ortiz. "Todos mis profesores, excepto uno, eran blancos".

Dada esa dinámica, había muy pocos espectáculos y proyectos en los que sintiera que podía brillar de verdad y mostrar sus habilidades. 

"Nunca encontré realmente una comunidad dentro del departamento", añadió. 

Sin embargo, Ortiz consiguió encontrar su comunidad tras unirse a Lambda Theta Alpha, la hermandad latina de Temple. 

Su aula y sus actividades extracurriculares representaban dos extremos diferentes del espectro, lo que le permitió explorar plenamente su camino.

"Afortunadamente, Temple era una universidad lo suficientemente diversa como para tener una hermandad latina", subraya Ortiz. 

"Si eso no hubiera existido, si no me hubiera informado sobre ello y no me hubiera unido y formado parte de esa comunidad, creo que habría estado mucho más perdida sobre quién era o qué representaba", añadió. 

Entra en el mundo de Power Street Theatre

Al graduarse en la universidad en 2012, Ortiz sabía que quería seguir en el mundo del teatro. Sin embargo, para ella era igual de importante contar con una comunidad a su alrededor en su vida postuniversitaria. 

Pocos meses antes de su graduación, Gabriela Sánchez, que al igual que Ortiz, era una de las únicas latinas en el programa de teatro de Temple en ese momento, se puso en contacto con Ortiz.  

Tanto Sánchez como Ortiz pudieron relacionarse con el hecho de que tenían que encontrar sus comunidades fuera del departamento de teatro. 

La comunidad es de vital importancia, y Sánchez estaba ansiosa por hacer algo al respecto. 

Sánchez, que por aquel entonces sólo era una conocida, invitó a Ortiz a unirse a una compañía de teatro multicultural que ella estaba preparando. 

Oír las palabras "compañía de teatro multicultural" despertó inmediatamente su interés, y no tardó mucho en darse cuenta del compromiso de Sánchez con este esfuerzo. 

"Gabi siempre ha sido una visionaria... el tipo de persona que ve más allá de lo que ven los demás", afirma Ortiz. 

Esa compañía de teatro multicultural se conoce hoy como Power Street Theatre, cuya misión es crear un cambio significativo en el mundo del teatro a través de voces diversas y una mayor representación. 

Ortiz recuerda la primera reunión a la que asistió con Power Street Theatre, y ver a un grupo tan diverso de personas mostrando interés y participando. 

Ortiz pensó: "Esta es mi oportunidad ahora de brillar como actor... Por fin voy a tener la oportunidad de actuar". 

Junto con Sánchez y el resto del equipo, Power Street Theatre empezó a despegar. 

En febrero de 2023, Sánchez fue anunciada como la próxima directora ejecutiva del Fondo Cultural de Filadelfia, donde seguirá abogando por la diversidad y el aumento de la financiación en la escena artística y cultural de la región. 

Un líder fuerte en ciernes

A medida que pasaba el tiempo y Ortiz seguía sumergiéndose en el Power Street Theatre, se dio cuenta de algo.

Después de ser presidenta de su hermandad durante más de un año, se dio cuenta de que había desarrollado habilidades clave de liderazgo y organización. 

Ortiz empezó a darse cuenta de que sus estilos de liderazgo y el de Sánchez se complementaban bien, hasta el punto de que ella y Sánchez compartían tareas como codirectoras artísticas de Power Street Theatre. 

La primera obra que Ortiz escribió y dirigió con Power Street Theatre se llamaba "Minority Land". 

Toca el tema del aburguesamiento, en el que una universidad local empieza a comprar casas en la zona norte de Filadelfia y expulsa de sus hogares a los residentes de toda la vida.  

Para Ortiz, la primera obra que escribió fue una obra personal, ya que en la universidad, su alojamiento en el campus estaba a sólo dos manzanas de una comunidad diversa que recordaba a aquella en la que creció cuando estaba en Reading.  

Siempre es importante que las obras de Power Street Theatre se dirijan al público y traten temas cercanos a sus comunidades. 

"Hay belleza en eso", dijo Ortiz.

El arte como superpotencia

El torrente de emociones que invadió a Ortiz tras la reacción del público a su primera obra le produjo una revelación. 

Le hizo sentir que tenía un superpoder.

"Ser capaz de afectar a la gente emocional y mentalmente [e] incluso cambiar sus vidas... Recuerdo que pensé: 'esto es tan poderoso'", dijo Ortiz.

"Ser artista es ser capaz de mirar al mundo y definir algo diferente a partir de él, ser capaz de afectar a la gente y a las frecuencias de su corazón", continuó. 

Aunque esos mismos poderes pueden usarse para el mal, Ortiz se ha propuesto usarlos para el bien. 

Aunque esto es cierto, las artes han sido a menudo una parte infrafinanciada del sistema educativo en toda la región. 

Una de las iniciativas de Power Street Theatre ha sido organizar campañas y recaudar fondos para apoyar y defender las artes. Power Street Theatre ha recorrido las escuelas primarias de la ciudad para promover su trabajo y el valor de una educación artística creativa, y también ofrece clases de teatro para adultos.

Según la experiencia de Ortiz en este campo, las artes creativas y el teatro pueden enseñar a las personas cualidades importantes como la empatía y la comunicación.

"Éstas son algunas de las muchas cosas necesarias para que una sociedad funcione y de las que ahora carecemos", señaló. 

Aunque muchas escuelas y distritos han eliminado las artes de sus planes de estudios, Ortiz cree que el acceso de los jóvenes a estas clases puede tener un impacto positivo en sus vidas, así como en sus comunidades en general.

El hecho de que se le permitiera y se le animara a flexionar sus músculos creativos ayudó a Ortiz a lo largo de sus años de formación, y sigue teniendo una influencia positiva en su vida actual. 

Hoy en día, Ortiz es una directora artística y dramaturga galardonada que recibe reconocimiento nacional.

Una de las razones principales es que tuvo la oportunidad de adentrarse en este género y ser la mejor versión de sí misma dentro de él. 

Es una oportunidad que espera que tengan también más jóvenes interesados.

Encuentra tu comunidad, sigue aprendiendo

Este año, Power Street Theatre celebra 10 años. Con motivo de este hito, la compañía ha lanzado una campaña de 10 dólares en 10 días por 10 años

Todo lo recaudado se destinará a la misión de hacer del arte un vehículo para el cambio social. 

A medida que más personas quieren entrar en el mundo de las artes y el teatro o participar en Power Street Theatre, Ortiz tiene algunos consejos clave.

"Encuentra tu comunidad", dice. "Constrúyela y cultívala".

A lo largo de los años, Ortiz ha descubierto que cada fracaso y cada éxito pueden afrontarse de una manera más holística y productiva cuando se está rodeado de una comunidad que te apoya.

Desde las alegrías de ganar un premio hasta las decepciones de ser rechazada para una subvención, Ortiz ha podido superar tanto los triunfos como los reveses gracias a la comunidad que ha encontrado y construido en este ámbito.

Además, Ortiz atribuye su éxito a su inagotable dedicación y determinación por aprender.

Tras acumular experiencia en la universidad y en el Power Street Theatre, Ortiz no se ha quedado ahí.

Ortiz está trabajando actualmente en un musical, y como resultado, ha pasado meses leyendo obras de teatro y musicales para obtener más conocimientos e inspiración que luego va a su trabajo.

Este musical, Siluetas, se estrenará con Power Street Theatre en 2024.

"No dejes de formarte", dice Ortiz. "Nunca sientas que 'ya he aprendido suficiente'".

Además, Ortiz aconseja a los demás que no comparen su camino o recorrido con el de nadie "porque ninguno es igual".

00:00 / 00:00
Ads destiny link