LIVE STREAMING
Francisco Cortes
Francisco Cortés pasó siete años en el galaei de Filadelfia antes de llevar su defensa del colectivo LGBTQ+ latino a la escena nacional. Foto: Harrison Brink.

La lucha de Francisco Cortés por la justicia interseccional

Cortés pasó de luchar por la comunidad latina LGBTQ+ en Filadelfia a hacerlo en todo Estados Unidos.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Hablemos de biodiversidad

Diciembre 05, 2022

Un alivio para estudiantes

Diciembre 05, 2022

Empoderando a las enfermeras

Diciembre 05, 2022

Empoderando Justice40

Diciembre 05, 2022

Podcasting en español

Diciembre 02, 2022

Crecimiento empresarial

Diciembre 02, 2022

Una valiosa beca

Diciembre 02, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Para apreciar la trayectoria de Francisco Cortés en el mundo de las organizaciones sin ánimo de lucro, hay que remontarse a sus días en la Universidad de Temple, donde fue el primer miembro de su familia en asistir a la universidad.

"Entré como si el mundo fuera mi ostra, por así decirlo", dijo en una entrevista con AL DÍA.

Habiendo crecido en Kennett Square, PA, a una hora en coche de Filadelfia, en el condado de Chester, la universidad era algo que Cortés quería porque todos sus amigos iban. 

Sin embargo, su camino hasta allí fue muy diferente y tuvo que forjarlo él solo. 

Un niño curioso por la naturaleza 

Cortés nació en Guanajuato (México) y su familia se trasladó a Kennett Square a principios de los años 90 para trabajar en la industria mundial del champiñón. Por aquel entonces, habían muy pocos en la pequeña ciudad que se parecieran a ellos, aparte de los otros primos de Cortés. 

Esa diferencia salta a la vista sobre todo al recordar uno de los primeros esfuerzos de su familia por celebrar el Día de la Virgen de Guadalupe, que cae cada 12 de diciembre. En México, este día, que conmemora la aparición de la Virgen María ante un indio azteca en 1531, es posiblemente el más importante de la tradición católica del país. En Estados Unidos, se celebra como un día de solidaridad con los inmigrantes, pero no hay nada más allá de una misa tradicional.

"Fuimos a una misa en inglés y no era lo mismo, y a mis padres les echó un poco para atrás porque era diferente", cuenta Cortés.

Pero a diferencia de sus padres, un joven Francisco se sintió atraído por las diferencias que vio no sólo en la iglesia ese día, sino en todas partes.

"Creo que también me hizo crecer y convertirme en un adulto muy interesado y curioso por los constantes cambios y la comprensión de las diferencias culturales entre la gente", dijo.

Encontrando a galaei

En Temple, esa curiosidad se manifestó en sus esfuerzos por encontrar una carrera en la que pudiera interactuar con la gente y ayudarla, al tiempo que encontraba un lugar en el que pudiera sentirse a gusto como miembro de la comunidad LGBTQ+ latina.

Su primer plan era ser profesor, pero después de aprender que no le gustaba estar rodeado de niños tanto como pensaba y de tomar una clase de introducción a la psicología, Cortés cambió de rumbo. La clase despertó un interés especial por los seres humanos y su interacción. 

Con eso en mente, su siguiente idea era ser terapeuta de algún tipo, pero en lugar de eso encontró a galaei en una feria de empleo y se incorporó como becario en su último año. 

La organización, creada en 1989 para proporcionar ayuda contra el VIH/SIDA a los hombres latinos LGBTQ+ de Filadelfia, es una de las pocas de su clase en EE.UU. Hoy se define como una organización de justicia social radical queer y trans, negra, indígena y de gente de color (QTBIPOC). Sigue ofreciendo recursos contra el VIH/SIDA a los jóvenes LGBTQ+, pero se ha ampliado para incluir servicios que educan y empoderan a las personas QTBIPOC  en Filadelfia sobre estas cuestiones.

"Creo que por el hecho de ser un inmigrante gay, Galaei me pareció muy adecuado", dijo Cortés.

También le ayudó a darse cuenta de lo que le faltaba en su vida en Kennett Square y hasta ese momento en Temple. Creciendo como un individuo LGBTQ+ Latinx, Cortes puede recordar haber sido capaz de identificar los espacios que eran "seguros". Las organizaciones estudiantiles latinas y LGBTQ+ tenían potencial, pero ambas dejaban de lado partes de su experiencia. La primera nunca tocó temas LGBTQ+ y la segunda era a menudo un espacio centrado en los blancos - algo que Cortés dice que sigue siendo cierto en las organizaciones LGBTQ+ hasta el día de hoy.

"No había estado en un espacio donde me sintiera completo hasta que estuve en un espacio como galaei", dijo.

Como pasante, Cortés descubrió que la experiencia era mucho más compleja de lo que esperaba. Acompañó a los líderes de galaei en sus presentaciones ante organizaciones estudiantiles LGBTQ+ y otros grupos comunitarios de la ciudad. Al final de sus prácticas, Cortés era el que hacía esas presentaciones.

La experiencia práctica le marcó, pero se graduó en psicología y dejó la ciudad un año después de las prácticas, volviendo a Kennett y trabajando con jóvenes en un programa de absentismo escolar gestionado por el condado de Chester.

Al poco tiempo de marcharse, Galaei volvió a ofrecer a Cortés el puesto de coordinador de programas para jóvenes. Aceptó y regresó a Filadelfia a los 21 años. 

De pasante a director ejecutivo interino

Durante los siguientes siete años, Cortés aprendió todos los pormenores de lo que significaba servir a los jóvenes como parte de galaei, y también operar en el mundo más amplio de las organizaciones sin ánimo de lucro.

En cuanto a la programación, sus esfuerzos se centraron en crear la misma sensación de plenitud que sintió al descubrir la organización, pero para los jóvenes LGBTQ+ de toda la ciudad.

"Todo lo que creé en ese trabajo. Pensé en algo así como: 'Vale, ¿apreciaría esto Fran a los 15 años? ¿Esto es algo de lo que un Fran de 15 años podría prosperar o aprender, o sentirse apoyado en un espacio así?", dijo.

Algunos de los programas eran SOY (siglas de Supporting Our Youth) y el Proyecto YEAAH (Youth Education and Arts Advocacy on HIV). El primero era un programa de tutoría individual para jóvenes trans y no conformes con el género que luchaban por ser escuchados por los terapeutas y los gestores de casos. El segundo era un taller de educación dirigido por jóvenes para concienciar sobre el VIH/SIDA en la comunidad.

Sus experiencias más memorables surgieron de una de las tradiciones más antiguas de Galaei: un baile alternativo para jóvenes LGBTQ+ de la ciudad que solía celebrarse cada mes de junio.

"Teníamos jóvenes que, incluso hace cuatro o cinco años, no se sentían cómodos ni seguros al ir a sus propios bailes de graduación porque eran LGBTQ, o no podían presentarse como querían", dijo Cortés. "Cuando se van, [se] preguntan, ¿cuándo es el próximo baile de graduación?".

Más allá de los programas, Cortés también pudo ver de cerca cómo funcionan las organizaciones sin ánimo de lucro como Galaei en el contexto del mundo más amplio. Se sumergió en todo lo relacionado con la administración, desde las decisiones operativas hasta la redacción de subvenciones para conseguir posibles fondos.

"¿Qué hace falta para dirigir una organización? Hay un montón de... para algunas personas, cosas no divertidas", dijo.

A mediados de 2018, esos aprendizajes alcanzaron un nuevo nivel cuando Cortés fue elevado a director ejecutivo interino en GALAEI. Estuvo en el cargo durante un año y medio, en el que su enfoque cambió ligeramente para incluir también debates sobre los inmigrantes LGBTQ+ latinos que se enfrentaban a condiciones inhumanas en la frontera entre Estados Unidos y México así como en los centros de detención de todo el país.

Uniéndose a Familia

Es una experiencia que ahora define el nuevo puesto de Cortés, como codirector de la organización nacional LGBTQ+ Latinx Familia: Movimiento de Liberación Trans Queer (Familia para abreviar). Se incorporó en medio de la pandemia del COVID-19 como consultor de operaciones estratégicas, pero fue anunciado como codirector junto a Jennicet Gutiérrez el 4 de noviembre de 2021, después de que el anterior director, Jorge Gutiérrez, dejara el cargo.

"Mi reacción inicial fue que me parecía el movimiento correcto", dijo Cortés. "Creo que, al igual que con todo el mundo, al reflexionar sobre cómo afecta el COVID a nuestro trabajo y a las pandemias mundiales y a todo lo demás, fue como: 'Vale, es hora de que piense en el siguiente paso'.

Francisco Cortes
Francisco Cortes is co-director of Familia: Trans Queer Liberation Movement. Photo: Harrison Brink.

El objetivo principal de Familia es la liberación de los latinos trans, queer y no conformes con el género a través de la construcción de la comunidad, la defensa, la educación y la organización. 

La organización tiene tres programas que ayudan en diferentes aspectos de la detención de latinos LGBTQ+, pero su mayor esfuerzo hasta la fecha es la campaña End Trans Detention, que es una asociación con Mijente, el Transgender Law Center y el Black LGBTQIA+ Migrant Project. 

Acabar con la detención de Trans

Sus objetivos son la liberación de todos los individuos transgénero bajo custodia del ICE, que regularmente se enfrentan a una atención inhumana, peligrosa e inadecuada.

En el pasado, la campaña envió un memorándum a la administración en el que se ofrecía una guía sobre cómo liberar adecuadamente a los individuos transgénero de vuelta a las comunidades. Mientras tanto, también ofrece necesidades concretas que deben satisfacerse para atender adecuadamente a las personas transgénero detenidas.

"No nos limitamos a gritar", dijo Cortés. "Estamos proporcionando una forma muy detallada de cómo debe ser este proceso".

El 2 de marzo de 2021, la campaña envió una carta al presidente Joe Biden, exigiendo a su administración la liberación de todas las personas transgénero bajo custodia del ICE. Le siguió una acción de un mes de duración durante el Mes del Orgullo, en junio, en la que se organizaron protestas y marchas por todo el país en lugares como Filadelfia, Los Ángeles, Nueva York, Georgia y Carolina del Norte, por nombrar algunos, exigiendo la misma acción por parte de la administración de Biden.

La última acción fue una protesta en Washington D.C. durante el Día de los Muertos.

En cuanto a 2022 y más allá, Cortés dice que los objetivos de la organización son seguir forzando la cuestión de poner fin a la detención de personas trans, y ampliar su presencia a más áreas en los EE.UU. como la América rural y el sur profundo. Estas zonas se enfrentan especialmente a lo peor de las políticas locales que restringen los derechos de las personas trans y LGBTQ+.

"Sabemos que allí hay mucha migración de personas y no hay muchos recursos", dijo Cortés. "Queremos asegurarnos de que estamos proporcionando los recursos a nivel local para evitar cualquier política local que a veces afecta a la gente más directamente".

00:00 / 00:00
Ads destiny link