LIVE STREAMING
Temple University.
Foto: Jeannine Keefer/Flickr.

Estudiantes y dirigentes reaccionan a la dimisión del Presidente de la Universidad de Temple, Jason Wingard

Hoy entra oficialmente en vigor. AL DÍA también escuchó a las organizaciones estudiantiles sobre sus expectativas y el futuro de la universidad.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Legado preservado

Afro-Latinas en academia

Ciencia de decisisiones

De McDonald's a Goldman

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

La Universidad de Temple anunció el martes por la noche que el consejo de administración había aceptado la dimisión del presidente Jason Wingard, que entra en vigor hoy. 

Wingard fue el primer presidente negro de Temple y ocupaba el cargo desde julio de 2021. 

La noticia llegó después de un par de meses turbulentos en el campus principal de Temple. Una huelga de 42 días liderada por la Asociación de Estudiantes Graduados de la Universidad de Temple (TUGSA) por mejores condiciones de trabajo y la muerte del sargento de policía de Temple Christopher Fitzgerald mientras estaba de servicio en febrero, impactaron la reputación de Wingard entre los estudiantes. La Asociación de Profesionales Universitarios de Temple (TAUP), el sindicato del profesorado, también se disponía a celebrar una moción de censura contra Wingard.

Mientras se buscan sustitutos, la universidad estará dirigida por un pequeño grupo de altos dirigentes de Temple. 

Los abrumadores acontecimientos en el campus y la forma en que Wingard y la administración los estaban afrontando hicieron que muchos estudiantes celebraran la noticia de su dimisión, como fue el caso de Manasa Gopakumar, miembro de negociaciones contractuales de TUGSA. La dimisión fue una sorpresa para ella, aunque esperaba que se produjera en algún momento.  

"Hemos visto cómo esta administración ha tratado algunos de los asuntos realmente importantes que han afectado a la universidad en los últimos meses", añadió. "Necesitamos una administración que dé prioridad a la educación y que anteponga las personas a los beneficios. Necesitamos un presidente que esté en sintonía con los problemas a los que se enfrenta la comunidad universitaria y la dimisión de Wingard es un paso en la dirección correcta y espero que la universidad encuentre un sustituto adecuado". 

Para Gopakumar, la universidad tiene mucho que reparar en términos de reputación y de relación con los estudiantes, el personal y la comunidad que rodea a la institución. Temple avanza en la dirección correcta, pero necesita un momento para reflexionar sobre todo lo ocurrido en los últimos meses y hacer un esfuerzo por abordar los problemas y reparar los daños, añadió. 

Bethany Kosmicki, ex presidenta de TUGSA, tampoco esperaba la dimisión, pero no se sorprendió al conocer la noticia teniendo en cuenta el creciente descontento con la cúpula directiva de Temple. 

"Wingard estuvo totalmente ausente durante nuestra huelga, mientras que al mismo tiempo participaba activamente en las decisiones de recortar nuestros beneficios y se negaba a negociar un contrato justo", dijo Kosmicki. "La comunidad de Temple vio su ausencia como un fracaso del liderazgo a la hora de abordar las preocupaciones del campus". 

Ella sostiene que Wingard es una pequeña parte de la crisis más amplia de la institución. Para ella, la dimisión de Wingard es el resultado del rechazo a su visión y a la de la alta administración de intentar cambiar la educación superior para peor - moviendo "Temple en la dirección de corporativizar la educación superior desinvirtiendo y devaluando la educación y la investigación que proporciona". 

"Espero que en la búsqueda de un nuevo presidente se tome en serio la necesidad de invertir en Temple y dar prioridad a los objetivos primordiales de la enseñanza y la investigación como institución pública de enseñanza superior", añadió.  

Gobierno estudiantil de Temple 

El presidente del Gobierno Estudiantil de Temple (TSG), Gianni Quattrocchi, también compartió una declaración sobre la dimisión de Wingard a principios de esta semana. Además de destacar la unión de la comunidad, afirmó que TSG trabajará estrechamente con la administración para una transición sin problemas.  

"En estos momentos, también queremos hacer hincapié en que nuestra universidad es más grande que cualquier individuo. Nuestra facultad, personal, administradores y líderes estudiantiles se dedican a proporcionar a todos nosotros una educación de calidad y el apoyo en el logro de sus objetivos.

De cara a los próximos pasos, el Gobierno Estudiantil de Temple seguirá trabajando con la dirección de la universidad para promover los intereses del alumnado y pedir una mayor participación de los estudiantes en la toma de decisiones de la universidad. A medida que la universidad trata de abordar las preocupaciones actuales, como la seguridad del campus y la disminución de la matrícula, los estudiantes, como la unidad más fundamental de la universidad, deben ser parte de estas conversaciones críticas."

Un mensaje de la universidad

A principios de esta semana, el presidente del Consejo de Administración, Mitchell Morgan, compartió un mensaje oficial en el que anunciaba la aceptación de la dimisión de Wingard. Agradeció a Wingard su dedicación a la universidad y mencionó los asuntos en los que seguirá trabajando el nuevo grupo de líderes. 

"Entre las prioridades que el Consejo asignó al Dr. Wingard figuraba el desarrollo y la ejecución de una estrategia para mejorar la propuesta de valor, la reputación y el perfil externo de la Universidad. Demostró un compromiso inquebrantable con ese mandato, y sus contribuciones al avance de la misión de la Universidad han sido significativas. Confiamos en que la Universidad se beneficiará de las estrategias e iniciativas puestas en marcha por el Dr. Wingard en los próximos años. Le agradecemos su liderazgo y dedicación a la comunidad de Temple.

Dadas las cuestiones urgentes a las que se enfrenta ahora la Universidad, en particular la seguridad del campus, el Consejo y la administración garantizarán el máximo nivel de atención a estas graves cuestiones. Entendemos que debe realizarse un esfuerzo concertado y sostenido para intentar resolver estos problemas.

Al mismo tiempo, reconocemos que estas cuestiones afectan negativamente a todos los colectivos de la Universidad. Reconocemos que las soluciones serán más eficaces, impactantes y duraderas cuando reflejen las perspectivas de tantos grupos diferentes que se preocupan profundamente por el futuro de Temple. Seguimos confiando en que la Universidad pueda superar estos retos con su apoyo".