LIVE STREAMING
University of Puerto Rico.
Universidad de Puerto Rico. Foto: Frank E. Dalmau Photography / GettyImages.

Resistencia institucional en Puerto Rico

Lea el último estudio de Excelencia in Education sobre los esfuerzos realizados por las HSI puertorriqueñas en los últimos años turbulentos.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Legado preservado

Noviembre 05, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Al considerar a los latinos en Estados Unidos, los puertorriqueños representan el segundo grupo más grande de la comunidad -sólo detrás de los mexicanos.

Preocupados por dar visibilidad a esta población que a menudo es olvidada en los estudios - a pesar de que los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses y sus instituciones forman parte de la economía de Estados Unidos - Excelencia en Educación compartió un escrito , "Resiliencia Institucional en Puerto Rico: A First Look at Efforts by Puerto Rican HSIs", sobre los esfuerzos en la resiliencia de las instituciones educativas en la isla a lo largo de tiempos difíciles. 

En los últimos cinco años, Puerto Rico se ha enfrentado a trastornos fiscales y económicos, cambios demográficos, huracanes y terremotos, retos de gobernanza y la actual pandemia de COVID-19. Aunque estos retos no son exclusivos ni nuevos para la isla, su intersección en un período tan corto de tiempo requirió compromiso, flexibilidad, innovación y ajustes. 

Excelencia entrevistó a cinco Instituciones de Servicio a Hispanos (HSI, por sus siglas en inglés) e identificó los esfuerzos esenciales que demuestran su capacidad de recuperación en el mantenimiento de la gestión institucional, la gestión de los planes y expectativas de matrícula, el apoyo a los estudiantes mediante la satisfacción de sus necesidades básicas, la prestación de servicios integrales, y la preparación de los estudiantes para la graduación y la post-terminación. 

Retos en los últimos cinco años 

Al estar ubicadas en una región con tendencia a terremotos y huracanes, las instituciones puertorriqueñas en los últimos años se han enfrentado a los impactos negativos de estos desastres naturales en su infraestructura física, disponibilidad de recursos y prioridades de servicio. La isla experimentó huracanes intensos y destructivos en 2017 y terremotos de gran magnitud desde 2019 - que impactaron severamente en las vidas de los residentes puertorriqueños. A los desafíos de infraestructura causados por causas naturales se suma la austeridad fiscal en Puerto Rico debido a la crisis financiera. Según el escrito, para el año fiscal 2021, las asignaciones para la Universidad de Puerto Rico (UPR) -el sistema universitario público- fueron 40% menores que en 2017, una disminución de $333 millones. La gobernanza y el liderato en estos momentos de crisis también han creado tensiones y manifestaciones de protesta social - ya que no han atendido las necesidades de los ciudadanos. La inestabilidad política afecta a la educación superior, ya que el liderazgo universitario suele estar asociado a la afiliación política y a los vaivenes electorales. 

El cambio demográfico en la isla también repercute en el sistema de enseñanza superior. La población de Puerto Rico no sólo ha disminuido, sino que también ha envejecido. La emigración de los jóvenes en edad de trabajar al continente y el descenso de la tasa de natalidad son los principales factores que contribuyen a este cambio que ha repercutido en el grupo de solicitantes universitarios. 

Además de todo esto, es imposible no mencionar la pandemia de COVID-19 que ha afectado a todo el mundo desde 2020. En el caso de Puerto Rico, se suma a todas las demás dificultades a las que ya se enfrentaban los ciudadanos. Específicamente para la educación superior, había límites a la inversión en infraestructura en cuanto a la educación a distancia, ya que la modalidad más común era la presencial.

Las universidades

Excelencia revisó las instituciones con el fin de obtener una mayor comprensión de sus esfuerzos de resiliencia para hacer frente a las difíciles circunstancias de Puerto Rico. Cinco instituciones se ofrecieron voluntariamente a participar en varias entrevistas para compartir información sobre sí mismas y las experiencias de sus estudiantes a lo largo de los últimos cinco años. Las instituciones son: 

  • Universidad Interamericana de Puerto Rico-Arecibo;
  • Universidad Ana G. Méndez-Gurabo;
  • Universidad de Puerto Rico-Mayagüez;
  • Universidad de Puerto Rico-Río Piedras;
  • Universidad de Puerto Rico-Utuado; 

Según el informe, en 2020-21 había 80 instituciones en Puerto Rico, con unos 183.000 estudiantes matriculados. De éstas, el 70% se encuentran en el sector privado y el 30% en el sector público - más de la mitad de las instituciones en Puerto Rico son instituciones privadas sin fines de lucro de cuatro años.

El gran sistema público, el sistema de la UPR, tiene 11 campus y matricula a la mayoría de los estudiantes en instituciones públicas - unos 50.000.

Esfuerzos de resistencia

Excelencia ofrece una visión general de los datos de cada institución sobre matriculación en otoño, permanencia, profesorado, titulación, ingresos y gastos, coste de la asistencia y ayudas financieras, así como los enfoques adoptados por las universidades para mantenerse abiertas a largo plazo.  

Lea a continuación los retos a los que se enfrentaron las instituciones y cómo consiguieron resolverlos:

  • Disminución de las matriculaciones: aumento de los esfuerzos intencionados de captación. Las universidades ampliaron o revisaron su oferta de programas, establecieron campus satélites y programas en el continente, y modificaron sus criterios de admisión para reflejar los retos de la pandemia.
  • Retener y graduar a los estudiantes: atender las necesidades básicas, prestar servicios de apoyo y mejorar la calidad de la educación. En algunas de las instituciones se produjeron descensos y fluctuaciones de las tasas de retención debido a la crisis que se vivía en la isla y durante la pandemia, lo que cambió la forma en que los estudiantes aprenden y perciben la educación. Las instituciones comprendieron qué era lo que más necesitaban los estudiantes y lo abordaron proporcionándoles acceso a comestibles y comidas a través de despensas, recursos financieros adicionales y ayuda de emergencia a los estudiantes más necesitados, así como acceso a servicios de salud mental, ya fuera en persona o a través de plataformas virtuales. 
  • Conectar a los graduados con la mano de obra de Puerto Rico: proporcionar servicios de carrera y apoyo para preparar a los estudiantes para la bolsa de trabajo y la educación de posgrado. Los estudiantes de posgrado optaban por abandonar la isla para trabajar en el continente y en otros países, lo que agravaba la crisis migratoria y económica. La creación de centros dedicados a preparar a los estudiantes para el mercado laboral y ofrecerles oportunidades de desarrollo profesional para que se relacionen con los empleadores locales a través de ferias de empleo y eventos de creación de redes aumentó las conexiones entre los estudiantes y las empresas puertorriqueñas. 
  • Restricciones fiscales y presupuestarias: reestructuración académica y administrativa. Mientras que las instituciones públicas se han enfrentado a recortes presupuestarios, las privadas han visto reducidos sus ingresos para cubrir gastos debido a la dependencia de las matrículas. Centralizar las oficinas de servicios estudiantiles (en lugar de repartirlas por los distintos campus) y revisar los planes de estudios académicos son algunas de las iniciativas de reestructuración necesarias.  
  • Disminución de la población estudiantil en edad universitaria: reorientación de los esfuerzos de captación para centrarse en los estudiantes adultos y expansión al continente. El descenso de la matrícula también se debe a la disminución de estudiantes en edad universitaria - causada por la emigración de adultos jóvenes y el envejecimiento de la población. Las estrategias para hacer frente al cambio demográfico de los estudiantes incluyen cursos específicos destinados a atraer a los adultos y programas ofrecidos a los estudiantes en el continente - para servir a los puertorriqueños y otros latinos. 
  • Efectos persistentes de la pandemia de COVID-19: adaptación para mantener la calidad educativa. Los retos para adaptarse a las opciones cualificadas de educación virtual hicieron que las instituciones pusieran en marcha talleres de formación del profesorado, mejoraran el equipamiento tecnológico y proporcionaran espacios con acceso a Internet a los estudiantes.  

Para saber más sobre los esfuerzos y retos específicos de cada universidad, pulse aquí

Voces de los estudiantes

Excelencia entrevistó a 17 estudiantes -hombres y mujeres de distintas especialidades y cursos- de instituciones públicas y privadas de Puerto Rico para conocer su experiencia en los últimos cinco años. 

Durante las entrevistas de grupo, los estudiantes explicaron cómo se orientaron en sus opciones universitarias, cómo pagaron la universidad, qué tipos de servicios de apoyo les proporcionó su institución y cómo los recientes retos medioambientales y sanitarios han afectado a su experiencia universitaria.

La proximidad al hogar, el prestigio de la institución, la disponibilidad de programas académicos, la asequibilidad, la calidad de las infraestructuras y el clima del campus se describieron como los principales factores para los estudiantes a la hora de elegir una universidad. Debido a la falta de alojamiento en el campus en muchas universidades puertorriqueñas, los estudiantes consideraron la proximidad a casa como un factor determinante, ya que el transporte público es limitado e inconsistente. 

El pago de la universidad es otra preocupación de los estudiantes a la hora de elegir a dónde ir. La mayoría de los estudiantes entrevistados dependen de la beca Pell, las becas y las ayudas -al igual que muchos otros puertorriqueños con bajos ingresos-. 

Una vez en la escuela, los estudiantes valoraron los servicios de apoyo que reciben para la salud mental, el éxito académico y la promoción profesional. Fueron descritos como los más destacados y beneficiosos en su trayectoria universitaria hasta el momento - también se incluyó el apoyo de la facultad, con profesores que se preocupan genuinamente por el progreso académico y el bienestar general de sus estudiantes. 

Por último, la pandemia COVID-19 ha presentado dificultades nunca antes imaginadas. Los estudiantes se enfrentaron a retos en la transición al aprendizaje en línea, haciendo hincapié en la dinámica cambiante de su experiencia de estudio y universitaria en relación con el aprendizaje en persona. 

Aunque se sintieron estresados y abrumados al intentar adaptarse al nuevo modelo, los estudiantes valoraron la respuesta de su institución al proporcionar fondos de emergencia, establecer protocolos de seguridad y formar al profesorado para responder a las necesidades de los estudiantes. La Ley de Ayuda, Socorro y Seguridad Económica (CARES), una ley de estímulo económico de 2,2 billones de dólares, se describió como esencial para los estudiantes. 

La publicación completa, así como infografías informativas, están disponibles en el sitio web de Excelencia. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link