LIVE STREAMING
Photo: Jasmine Escalera
La doctora Jasmine Escalera ayuda a los estudiantes a comprender la fuerza laboral y la importancia de la comunidad. Photo: Jasmine Escalera

Una entrenadora de confianza que rompe barreras

La Dra. Jasmine Escalera ayuda a las mujeres y estudiantes de color a alcanzar su verdadero potencial.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Legado preservado

Noviembre 05, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

No creo que los colegios y las universidades nos preparen para lo que vamos a vivir

La doctora Jasmine Escalera es una mujer latina de primera generación, que creció en los barrios pobres de Brooklyn, Nueva York. Es licenciada en Bioquímica por la Universidad de Pace y doctora en Farmacología por la Universidad de Yale.

“No tenía los conocimientos, el apoyo ni la orientación necesarios para crear una carrera que me hiciera sentir bien, ni para llegar a un espacio en el que pudiera ser auténticamente yo misma. Ser verdaderamente dueña de mi cultura, de quién era y de mis logros y grandeza”, explica.

La doctora Escalera ha trabajado en gestión y liderazgo, con el objetivo de ayudar a las organizaciones sin ánimo de lucro en proyectos de salud mental y desarrollo social de los niños. Como Jasmine Escalera Coaching, ha asistido el diseño de proyectos destinados a atraer más recursos a las comunidades, sobre todo las de color, y enseña cómo florecer en el lugar de trabajo.

Su experiencia en STEM encendió su pasión por entrenar a otras mujeres de color que experimentan entornos de trabajo tóxicos, complejo de inferioridad y sensación de desesperanza. Se dio cuenta de que esto no ocurre únicamente en los campos STEM, sino de forma unánime en todos los ámbitos.

Como latina y mujer de color que trabaja en entornos dominados por blancos, la doctora Escalera tuvo que cambiar muchos códigos y adaptarse para encajar. Así, emprendió un viaje espiritual para reconectarse con su cultura y su comunidad y trasladó elementos de todo ello a su carrera.

Explica la importancia de reconocer el estigma que rodea a la salud mental en la comunidad latina, además de enseñar a los niños el valor de buscar ayuda. Así como las heridas físicas requieren tratamiento, los problemas de salud mental requieren terapia.

Aunque más adelante en su carrera aprendió sobre el síndrome del impostor, experimentó la necesidad de validación y la idea de ser un fraude. También sufrió ataques de pánico por estar en un entorno laboral tóxico.

Aunque no se arrepiente de haber seguido una carrera en STEM, desearía haberse escuchado más a sí misma, en lugar de permitir que la validación externa dictara su capacidad para pivotar.

La doctora. Escalera se dio cuenta de que “todo el mundo quería que fuera feliz, y no importaba lo que estuviera haciendo, siempre y cuando fuera feliz haciéndolo”. Por ello, hace énfasis en la importancia de sus rituales matutinos: “Escribir un diario, sacar a pasear al perro y disfrutar del sol son momentos sencillos en los que puede estar presente y ser consciente del propio ser”.

Explica que el coaching desentierra las “muchas creencias y sistemas de valores” transmitidos por los padres, que pueden influir en el cambio profesional, la capacidad de negociación y el nivel de confianza de la persona. “De lo que no se dan cuenta las empresas y las organizaciones es de que, como mujeres de color, no solo nos mantenemos a nosotras mismas, sino a familias y comunidades enteras”, señala.

Subraya lo difícil que es para las mujeres de color renunciar, sabiendo muy bien las dificultades económicas a las que se enfrentarán con esa decisión. Por lo tanto, aconseja a las que están considerando dejar su empleo que se aseguren de que su estrategia de salida es completa, teniendo en cuenta cómo este cambio puede afectar su estabilidad mental y cómo puede desencadenar un trauma. “Hay que estar preparada para ello porque puede ser una situación difícil”, asegura.

Coaching para universitarios

Aunque entrena principalmente a profesionales, la doctora Escalera ha realizado talleres para estudiantes, como una oportunidad para darles el apoyo que ella nunca tuvo: “No creo que los colegios y las universidades nos preparen para lo que vamos a vivir”, los estudiantes pueden no estar preparados para manejar la posible toxicidad en el lugar de trabajo.

Los estudiantes universitarios deben pensar en mentores que les ayuden a navegar por las diferentes fases de su carrera: “Es importante tener mentores, múltiples mentores, no solo uno, sino de diferentes campos. Personas que puedan guiarte en las distintas fases de la carrera en la que te encuentres”.

Aconseja a los estudiantes que cultiven una comunidad profesional, que se expongan y establezcan redes, pero que siempre “escuchen a su sistema interno de orientación”.


 

00:00 / 00:00
Ads destiny link