LIVE STREAMING
Photo: Canva
Un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania ha determinado que comer hormigas de fuego podría ayudar a los lagartos a sobrevivir a un ataque de hormigas de fuego. Foto: Canva

Comer hormigas de fuego podría preparar a los lagartos para un futuro ataque de hormigas de fuego

Los investigadores de Penn State han determinado que comer hormigas de fuego podría ayudar a los lagartos a sobrevivir a un ataque de hormigas de fuego.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

TU en huelga

Enero 31, 2023

Arcadia es el rey

Enero 31, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania acaba de dar a conocer los resultados de un nuevo estudio, financiado en parte por la Fundación Nacional de la Ciencia, centrado en la comprensión del sistema inmunitario de las lagartijas al comer y ser picadas por las hormigas de fuego y su comparación con otras lagartijas de otras regiones donde las hormigas de fuego no son comunes. Según los expertos, comer hormigas de fuego podría preparar a los lagartos para futuros ataques de hormigas de fuego.

"Sabemos que los lagartos de zonas con hormigas de fuego tienen perfiles inmunológicos diferentes a los de las zonas sin ellas", dijo Tracy Langkilde, profesor de biología en Penn State y líder del equipo de investigación en el informe. "Dado que el sistema inmunológico es tan crítico para la supervivencia, queríamos determinar si estas diferencias en los perfiles inmunológicos pueden atribuirse directamente a que las lagartijas son picadas frecuentemente por las hormigas de fuego, a que comen hormigas de fuego o a alguna otra cosa".

Las hormigas de fuego son conocidas por su capacidad de infligir dolorosas mordeduras y picaduras, pero también son buenas para controlar insectos y artrópodos que se alimentan de plantas. 

Aunque no hay pruebas de ningún beneficio terapéutico para los humanos que son picados por las hormigas de fuego, el equipo de investigadores de Penn State investigó "seis medidas inmunológicas en respuesta a tres semanas de lagartos alimentados con hormigas de fuego muertas o picados por hormigas de fuego tres veces por semana".

"Llevamos a cabo una evaluación exhaustiva de la mayoría de las ramas del sistema inmunitario, incluyendo medidas del sistema inmunitario innato -recursos con los que un individuo nace- y del sistema inmunitario adaptativo, que desarrolla recursos inmunitarios tras la exposición a una sustancia extraña como una infección o una vacuna", dijo Catherine Tylan, estudiante de posgrado en Penn State que dirigió la investigación. "Esto nos permitió ver cómo se asignan los diferentes recursos inmunitarios en respuesta a la exposición a las hormigas de fuego".

Los resultados demuestran que tres medidas inmunológicas se vieron reforzadas; hubo una elevación de los basófilos, un tipo de glóbulos blancos que ayuda a defender el cuerpo de alérgenos, patógenos y parásitos, y un aumento de la actividad del complemento y de un tipo de anticuerpo inmunoglobulina. 

"Se espera que estos tres aspectos inmunitarios ayuden a las lagartijas a sobrevivir al ataque de las hormigas de fuego", afirma Tylan. "Por ejemplo, los anticuerpos específicos de las hormigas de fuego y el complemento podrían ayudar a ligar el veneno para que no pueda seguir teniendo un impacto negativo en el organismo. Es posible que la exposición al veneno de las hormigas de fuego consumidas estimule una mayor respuesta inmunitaria, actuando en cierto modo como una vacuna. Así, comer hormigas de fuego puede ayudar a las lagartijas a prepararse para una futura exposición al veneno de las picaduras".

Los investigadores de Penn State presentan sus resultados en la revista Biological Invasions. El equipo de investigación de Penn State, además de Langkilde y Tylan, incluye a Heather Engler, asistente de investigación en biología, y a Gabriel Villar, investigador postdoctoral en entomología en el momento de la investigación.

00:00 / 00:00
Ads destiny link