LIVE STREAMING
Morocco's two starlets Hakim Ziyech and Achraf Hakimi were born in the Netherlands and Spain respectively.
Las dos estrellas de Marruecos, Hakim Ziyech y Achraf Hakimi, nacieron en Holanda y España, respectivamente. Foto: Tnani Badreddine/DeFodi Images via Getty Images

La inmigración está presente en la Copa del Mundo de este año, un tema que no es nuevo pero del que habría que hablar más

Muchas de las naciones eliminadas y todavía en el torneo tienen jugadores nacidos en el extranjero.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Debut de Chef mexicano

Enero 23, 2023

Balada de Chalino

Enero 18, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Muchos grupos o individuos de la oposición a la inmigración no son partidarios de la idea de que quienes escapan de sus países de origen -por crisis económicas y políticas o simplemente para dar a sus hijos un futuro mejor- entren en el suyo, a menos que por casualidad mejoren sus equipos deportivos y los lleven a la gloria. 

La migración es un tema polarizador y un aspecto importante de la vida cotidiana. Nunca ha estado tan presente en el deporte como en la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022 de este año. Aunque se ha convertido en un tema durante la cobertura de este torneo, siempre ha formado parte del deporte y de la Copa Mundial en su conjunto.

En más de la mitad de las 32 selecciones de Qatar, algunos, si no la mayoría, de los integrantes de sus plantillas son extranjeros nacidos de padres inmigrantes en los países para los que juegan, o que emigraron a la nación que representan cuando eran niños con sus padres. 

Este es el caso incluso de Qatar, el país anfitrión, así como de Holanda, Inglaterra, Estados Unidos, Francia, España, Alemania, Bélgica, Canadá, Marruecos, Suiza, Portugal y prácticamente todas las demás naciones del torneo. Sólo cuatro naciones no tienen jugadores nacidos en el extranjero: Brasil, Argentina, Corea del Sur y Arabia Saudí. 

Países como los mencionados se benefician ahora del talento originario de África, por ejemplo. Desde el comienzo del fútbol de clubes, muchos clubes europeos y de otros países importantes envían ojeadores a países africanos y árabes en busca de talentos. 

Como resultado, estamos empezando a ver sus efectos.

El de 2022 es el sexto Mundial consecutivo en el que aumenta el número de jugadores nacidos en el extranjero. Esto demuestra que siempre se están produciendo migraciones en todo el mundo, además de que muchas selecciones nacionales buscan ahora jugadores de primera fila fuera de sus países. Como consecuencia de muchas de las nuevas normas de la FIFA, estos jugadores tienen a veces dos o incluso tres opciones a la hora de representar a una selección nacional. 

Según un análisis de Vox, en 1930 -la primera Copa Mundial- aproximadamente el 5% de los participantes eran nacidos en el extranjero. Menos de cien años después, en el torneo de 2018 en Rusia, el 11,2% de los jugadores eran nacidos en el extranjero, más del doble del porcentaje. 

En el Mundial de este año, el porcentaje ha aumentado hasta el 16,5 %, es decir, aproximadamente uno de cada seis jugadores ha nacido en un país al que no representa, el porcentaje más alto de la historia del torneo. Y tal y como se está configurando el mundo en la actualidad, esa cifra no hará sino aumentar en futuros torneos. 

137 de los 830 jugadores del total de 32 equipos juegan para países que no son los de su nacimiento. Ya se han creado momentos memorables en la Copa Mundial, como el del madrileño y actual jugador del PSG Achraf Hakimi, que acaba de marcar el penal que eliminó a España y clasificó a Marruecos para cuartos de final por primera vez en su historia. Es hijo de marroquíes. El delantero suizo Breel Embolo, originario de Camerún, también marcó un gol contra su país natal y clasificó a Suiza para octavos de final. 

Como ya se ha dicho, los clubes y las selecciones nacionales están siempre a la caza de talentos con algún vínculo ancestral con sus respectivos países, lo que, según las normas de la FIFA, los haría elegibles para representarlos. Ahora más que nunca, hay jugadores que representan a naciones en las que obtuvieron la ciudadanía a través de vínculos ancestrales de sus padres, abuelos y, a veces, parientes. 

Según tres investigadores holandeses que recopilaron datos sobre los lugares de nacimiento de los padres y abuelos de cada jugador en la Copa del Mundo de 1930 a 2018, Vox pudo concluir que el número total de jugadores que representan a la nación de nacimiento de su familia es la principal razón del enorme aumento de jugadores nacidos en el extranjero desde 2002. 

"Eso se ha convertido en una práctica bastante activa. Y eso es bastante nuevo, es decir, de los últimos 10 a 12 años", explica a Vox Gijsbert Oonk, uno de los autores de la investigación y profesor especializado en migraciones de la Escuela Erasmus de Historia, Cultura y Comunicación. "Países como Marruecos se dieron cuenta de que hay muchos futbolistas marroquíes bien cualificados, por ejemplo, en Holanda, Francia y Bélgica. Van a por ellos para formar sus selecciones nacionales. Esos equipos los construyen verdaderas redes étnicas de la diáspora". 

Históricamente, muchos jugadores africanos fueron convocados con frecuencia para representar a su colonizador en el torneo antes de que sus respectivos países se independizaran, en una época en la que la FIFA no reconocía sus patrias.

Sin embargo, en el fútbol actual, las tornas se han invertido, ya que las antiguas colonias tratan a menudo de encontrar jugadores nacidos en Francia con vínculos ancestrales con África. Tal es el caso de la vigente campeona, Francia: Les Bleus cuentan con 38 jugadores nacidos en Francia que optaron por no jugar con Francia. Todos menos cuatro representan a países africanos: 10 a Túnez, 9 a Senegal y 8 a Camerún. 

Y hablando de los vigentes campeones de Francia, ganaron el torneo de 2018 con una plantilla en la que sólo había tres jugadores nacidos fuera de Francia. La otra cara de la moneda fue que la mayoría del equipo eran nietos de emigrantes africanos. 

Por lo general, los jugadores también tenían más probabilidades de jugar en un equipo extranjero debido a la migración natural. Muchos países que tienen requisitos de naturalización sencillos y algo indulgentes para la residencia han visto ahora un mayor número de jugadores nacidos en el extranjero en sus equipos de la Copa Mundial. Estados Unidos era un buen ejemplo, pero eso ha cambiado en los últimos años.

En la selección estadounidense de 2022 había cinco jugadores nacidos en el extranjero, y sólo uno de ellos -el colombiano Jesús Ferreira, que se trasladó a Estados Unidos únicamente porque su padre David, un antiguo profesional, vino a Estados Unidos para jugar en el F.C. Dallas- llegó por migración natural. En cuanto a los otros cuatro, nacieron en Europa de uno o más padres estadounidenses. 

En cuanto a la nación anfitriona, Qatar, al igual que Estados Unidos, es un país compuesto mayoritariamente por inmigrantes. Los extranjeros representan algo menos del 90% de la población total del país, y los derechos de los inmigrantes no qataríes están muy limitados en cuanto a su acceso a la ciudadanía. Según las leyes de nacionalidad qataríes, los no nacidos en Qatar pueden adquirir la ciudadanía si tienen un padre qatarí -no una madre- y/o si han vivido en Qatar durante 25 años sucesivos, además de otros requisitos bastante estrictos. 

Qatar ha "creado lo que ellos llaman un pasaporte de misión, y yo los llamo, en nuestros casos, pasaporte deportivo. El pasaporte deportivo les permite ir a la FIFA y decir, mira, deseamos que esta persona nos represente, y aquí, mostramos el pasaporte. Mientras no hayan jugado en otras selecciones nacionales, mientras no hayan cambiado de equipo, la FIFA no se mete en eso", explicó Oonk.

No hay mucha información disponible públicamente sobre cómo los 10 jugadores qataríes nacidos en el extranjero pudieron siquiera entrar en la selección, pero según el análisis de Vox, siete de ellos no tienen conexiones ancestrales con Qatar y no han vivido en el país el tiempo suficiente para tener derecho a la ciudadanía. En pocas palabras, habrían necesitado un pasaporte deportivo u otra excepción para entrar en la selección. 

"Este es un país de emigrantes", dijo Oonk. "La mayoría de la gente son emigrantes. Están construyendo su país con emigrantes. Si eso también forma parte de tu estrategia de identidad nacional, tiene cierta lógica contratar a emigrantes para que te representen en el fútbol internacional". 

Marruecos es una de las naciones con más jugadores no nacidos en Marruecos representándola actualmente. En la actualidad, es el país con más jugadores nacidos en el extranjero en la Copa Mundial 2022 (14), que pudieron obtener la nacionalidad marroquí gracias a sus padres o abuelos. La mayoría de sus 14 jugadores nacidos en el extranjero han nacido en países europeos como España u Holanda. 

Al menos en el caso de los marroquíes, la selección sólo contó con tres jugadores nacidos en el extranjero en las cuatro Copas Mundiales para las que se clasificó entre 1970 y 1998. No lograron clasificarse para los tres Mundiales siguientes y, en 2018, volvieron a la cita mundialista con aproximadamente tres cuartas partes del equipo nacidos y criados fuera de Marruecos.

Pero, por nombrar sólo algunos de los muchos grandes nombres que juegan para las principales naciones europeas con conexiones ancestrales con África, está el que posiblemente sea el mejor jugador del mundo, Kylian Mbappé, de padre camerunés y madre de ascendencia argelina. El as holandés Memphis Depay es de padre ghanés. El padre de su compañero holandés Cody Gakpo es de Togo. El canadiense Alphonso Davies nació de padres liberianos y creció de niño en un campo de refugiados de Ghana antes de emigrar a Canadá. 

En Inglaterra, su joven estrella Bukayo Saka nació de padres nigerianos yoruba. Su compañero de equipo Marcus Rashford es de ascendencia kittiana, ya que su abuela nació en la isla antillana de San Cristóbal. Raheem Sterling nació en Jamaica antes de emigrar a Inglaterra y optar por representar a los ingleses. 

Alemania también tiene su cuota de jugadores, con el joven Youssoufa Moukoko, nacido en Camerún y criado allí durante los 10 primeros años de su vida, antes de trasladarse a Alemania, donde vivía su padre. Thilo Kehrer nació de padre alemán y madre burundesa. Antonio Rüdiger, defensa del Real Madrid, de padre alemán y madre sierraleonesa. Serge Gnabry nació de padre marfileño. Leroy Sané es de madre alemana y padre sengalés. Jamal Musiala nació de padre británico-nigeriano yoruba y madre alemana. 

Hay muchos más, pero esto demuestra hasta qué punto las migraciones han influido en el deporte, en el torneo y en todo el mundo. A muchos que no son conscientes de ello les da una idea de hasta qué punto la migración desempeña un papel en el deporte y cómo está todo interconectado. 

Lo que hace que el deporte rey sea tan bello, al menos en parte, es la enorme diversidad que lo acompaña. En lugar de intentar denunciarla, como lamentablemente todavía hacen algunos en estos tiempos, abracemos cada vez más la singularidad de la cultura de todos los que nos rodean. 

Como dijo un autor estadounidense "La Historia en su aspecto más amplio es un registro de las migraciones del hombre de un entorno a otro".

00:00 / 00:00
Ads destiny link